Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Gordon Brown venderá bienes públicos para paliar el défict

El primer ministro británico anunció este lunes la venta de empresas y bienes del Gobierno, que podría infresar unos 17.000 millones de euros en los próximos años. El anuncio, que recicla otros anteriores, es parte de la disputa entre partidos sobre cómo hacer frente a la crisis económica y al déficit creciente de la Hacienda pública. El debate entre partidos se centra en la crítica laborista a los conservadores sobre su intención de reducir el gasto público con rapidez. Brown y sus colaboradores mantienen que será necesario reducir el déficit a partir de 2011 pero que hacerlo en los próximos meses llevaría a una nueva caída. En ese contexto, Brown anunció este lunes la venta de bienes públicos. El programa está preñado por la ambigüedad. El primer ministro dijo que en los primeros años ingresará en las arcas del Estado unos 3.500 millones, pero las ventas posteriores no se especifican y en buena medida dependerían de los ayuntamientos. Lo que el Gobierno quiere vender en el corto plazo ya había sido adelantado por el ministro de Hacienda el pasado abril, cuando presentó el presupuesto anual.

Brown lo presenta ahora para contrarrestar el efecto de las propuestas aireadas en la conferencia anual de los conservadores, que se celebró la pasada semana. El ajuar público que saldrá a la venta es variopinto. Incluiría parte de la cartera de préstamos a estudiantes universitarios concedidos por el Estado. El Gobierno laborista de Tony Blair introdujo las tasas a los universitarios.

Se estima que los costes de una carrera de tres años ronda los 35.000 euros para cada estudiante. El enlace ferroviario de alta velocidad entre el túnel bajo el canal de la Mancha y la estación de King's Cross, en Londres, fue construido por un consorcio mixto público y privado. El Estado mantiene la propiedad y obtiene ingresos mediante una franquicia a la empresa privada de ferrocarril que explota la línea. La infraestructura es propiedad también de una empresa pública. El túnel de Dartford, bajo el Támesis, también se ofrecería a la puja. Apuestas Urenco es una empresa dedicada al enriquecimiento de uranio con destino a plantas nucleares. Es propiedad de los gobiernos británico y holandés y lo era también del alemán, que vendió su participación a empresas privadas alemanas del sector. Brown quiere vender la parte británica una vez que se garanticen la seguridad. Y la cuarta venta aireada es la más exótica. Tote es una casa de apuestas, que comenzó como un ente anómalo, no era propiedad de nadie, que entregaba al negocio de las carreras de caballos buena parte de sus beneficios. Se creó en los años veinte como un instrumento para fortalecer las estructuras que mantienen las carreras, pero ahora admite también apuestas para otros deportes. El Gobierno laborista ya anunció en 1999 su intención de privatizarla, pero luego retiró sus planes. Y los reactivó hace dos años. Ha creado la legsilación para que pase a propiedad pública, lo que permitirá su venta.

Entonces perdería el monopolio de la apuesta 'pool', que premia a quien acierta los ganadores o colocados de varias carreras que se disputan el mismo día. Si los laboristas reciclan viejas iniciativas para subrayar que no es necesario reducir el gasto público- los ingresos totales de estas ventas no sumarían el 10% del capital que está tomando ahora prestado el Gobierno- han elegido una cifra, 17.000 millones, que es la misma que pronosticó hace unos días con sus recortes el portavoz de los conservadores sobre Hacienda, George Osborne. A quien le han descubierto un error. Prometió subir la edad de la jubilación un año a partir de 2016. Ahora se ha desvelado que sus cálculos se basan en un documento elaborado por un grupo independiente, el Instituto Nacional para la Investigación Económica y Social. El instituto dice que es un error. Que la medida, tal como fue anunciada, interpreta mal su análisis y que no produciría un ahorro significactivo.

Etiquetas