Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

LIBIA

Gadafi pierde el control de parte del país

El dimitido ministro de Justicia afirma que la zona oriental ha sido liberada del control del líder libio. Se han formado comités populares para proteger y gobernar las ciudades.

Los ciudadanos libios preparan entierros masivos
Gadafi pierde el control de parte del país
AFP

Tras una semana de un levantamiento popular sin precedentes, el régimen del coronel Muamar el Gadafi, que dirige Libia desde hace 42 años, comienza a presentar fisuras, pierde una parte de sus principales apoyos y también el control sobre una porción del territorio.

El dimitido ministro de Justicia libio, Mustafa Abdel Yalil, aseguró ayer que la zona oriental del país «ha sido liberada totalmente del control» de Gadafi.

Paralelamente, oficiales del Ejército de Al Yabal al Ajdar (capital Al Baida, al noroeste) anunciaron que se han unido a la revolución. «Nosotros los oficiales y los soldados de las Fuerzas Armadas en la dirección de la zona de Al Yabal al Ajdar anunciamos nuestra unión total a la revolución popular», dijo un portavoz militar en un vídeo difundido por las televisiones Al Yazira y Al Arabiya.

Activistas y testigos confirmaron a la cadena qatarí que «el tercio nororiental de Libia «ha sido liberado» y está en poder de «los revolucionarios» y que se han formado comités populares para proteger y gobernar las ciudades.

Según el ex ministro Yalil, los jóvenes revolucionarios en Al Baida han detenido al menos a 400 mercenarios de Chad y Níger, a la par que comités locales protegen las propiedades públicas y privadas en la zona oriental del país.

Al Yazira mostró además imágenes de habitantes de la ciudad de Bengasi que celebraban con canciones y fuegos artificiales lo que llamaban la liberación de esta ciudad de los seguidores del régimen de Gadafi y de los mercenarios. Según esta cadena, los revolucionarios ya dirigen las emisoras de radio de Bengasi, Al Baida, Darna y Aydabia, todas en el este del país, por las que emiten comunicados a favor de esta revolución.

El responsable de relaciones generales del Ministerio del Interior libio, Naji Abu Hrus, advirtió, por su parte, de que en Derna y Al Baida se había proclamado la creación de «un emirato islámico», en clara referencia a que el régimen había perdido su control.

Previamente, en Roma, el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Franco Frattini, había confirmado que la región de Cirenaica, en el noreste, ya no estaba en poder del Gobierno de Gadafi.

La mayor fragilidad del régimen de Gadafi se ha materializado por la dimisión del ministro del Interior, y antiguo compañero de armas, el general Abdelfatah Younes El Abidi. Se trata del tercer miembro del gabinete que dimite tras los ministros de Justicia y de Emigración, como reacción a la violenta represión de la población libia.

El Abidi, que también es el comandante en jefe de las fuerzas especiales, anunció que deja todas las funciones oficiales e hizo un llamamiento a los soldados y a las fuerzas del orden para alinearse con la «revolución». Este general confirmó las intenciones genocidas del líder libio.

Incluso el entorno más próximo del hijo mayor de Gadafi, Seif El Islam, se ha visto influido por el movimiento de contestación, ya que uno de sus más cercanos colaboradores, identificado como Youcef Souana, ha roto con el régimen de Trípoli y se ha unido a los «revolucionarios».

Etiquetas