Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REVUELTAS

Exteriores completará el viernes la evacuación de los españoles de Libia

Entre los evacuados se encuentran empleados de Repsol, el Instituto de Comercio Exterior, religiosas de la orden de San Vicente de Paul, y el seleccionador nacional de fútbol-sala de Libia, el gallego Pablo Prieto.

Una mujer abraza hoy en Barajas a un empleado de Repsol, recién llegado de Libia
Exteriores completará el viernes la evacuación de los españoles de Libia
EFE

El Ministerio de Asuntos Exteriores espera concluir el próximo viernes la evacuación del medio centenar de españoles que quedan en Libia y que han expresado su deseo de salir del país ante la situación de inseguridad por los enfrentamientos entre opositores y partidarios del líder Muamar el Gadafi.

El avión de la Fuerza Aérea Española enviado por el Gobierno anoche llegó este miércoles cerca de Trípoli para esperar el reagrupamiento de todos los españoles y proceder a la evacuación. Con este grupo, se completaría el regreso de todos los españoles, después de los cerca de 70 que llegaron a bordo de un vuelo regular de la compañía Lybian Airlines y del fletado por la compañía Repsol YPF.

En este último, de la compañía Calima Aviación, volaron 61 personas, entre ellas personal no esencial de la Embajada de España en Trípoli y sus familiares y empleados del Instituto de Comercio Exterior (ICEX).

También se encontraban varios trabajadores de Repsol y de otras empresas, como Sacyr; tres religiosas de la orden de San Vicente de Paul, y el seleccionador nacional de fútbol-sala de Libia, el gallego Pablo Prieto, y el preparador físico del mismo equipo, el extremeño, Luis Castellano.

Entre el resto de pasajeros, casi todos de la plantilla de Repsol, había ciudadanos de 19 nacionalidades, en su mayoría indonesios, argentinos, ecuatorianos, colombianos y bolivianos. Exteriores está pendiente de reunir al medio centenar de españoles que permanece en Libia para repatriarlos en el Boeing 707 de la Fuerza Aérea Española, con capacidad para 150 personas.

En este avión, volaron tres funcionarios de Exteriores, entre ellos, el director general de Asuntos Consulares, Santiago Cabanas, y cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO), para ayudar en las tareas de coordinación y seguridad.

La titular de Exteriores, Trinidad Jiménez, se reunió hoy con una delegación del PP, encabezada por su responsable de Política Internacional, Jorge Moragas, para analizar la situación y el estado de los españoles. Jiménez se comprometió a completar la evacuación en un plazo de 48 horas, según afirmó Moragas en declaraciones a los periodistas al término del encuentro.

Moragas valoró que el Gobierno haya enviado un avión, aunque opinó que se debería haber actuado antes para evitar las numerosas quejas recibidas por la falta de cooperación de la Embajada española en Trípoli. «El Gobierno nos ha garantizado que esto se va a resolver. Vamos a esperar que sea así. Se han tomado decisiones en las últimas horas en la dirección correcta. Creemos que podían haberse tomado antes, pero démonos por satisfechos», comentó el dirigente del PP.

Horas antes de la reunión, Jiménez rechazó las críticas recibidas por la gestión de su departamento en esta crisis al recordar las dificultades que hubo hasta ayer, martes, en la salida de aviones no comerciales hacia Libia.

La ministra quiso dejar claro que la mayoría de los españoles que deseaba abandonar Libia lo ha podido hacer a lo largo de la semana en vuelos comerciales gracias a las gestiones de la Embajada para embarcarlos en diferentes aviones que iban llegando a Trípoli.

También precisó que muchos españoles no habían comunicado que querían regresar a España, pero el recrudecimiento de la represión por las revueltas aumentó las peticiones de salida del país y dio pie al envío del avión militar desde Madrid.

Entre los españoles localizados en Libia, están los quince motoristas guipuzcoanos y navarros que se encuentran en pleno desierto, a unos 1.500 kilómetros de la costa. El Gobierno vasco ha informado de que están bien, aunque apenas se ha podido establecer comunicación con ellos. En el plano político, Trinidad Jiménez aseveró que Gadafi, con su decisión de bombardear a sus propios ciudadanos, ha perdido ya «toda la legitimidad» para seguir al frente de Libia.

A juicio de la ministra, es «absolutamente inaceptable» el uso de la fuerza ordenada por Gadafi, que ha costado la vida a varios centenares de personas. El PP se unió a esta condena y a la situación de «extrema gravedad» y de «escenario prebélico» provocada por Gadafi, según Moragas.

En la reunión en la sede de Exteriores, el PP trasladó su apoyo al Gobierno para evaluar los efectos que puede tener el proceso de protestas en el norte de África. No obstante, Moragas pidió al Ejecutivo que ejerza el liderazgo en la UE por el peso que España tiene en la región del Mediterráneo.

Etiquetas