Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ALEMANIA

Espías alemanes sabotean las aspiraciones del candidato del SPD a la cancillería

Los agentes enviaron información que fue utilizada por Washington para atacar Badgad, cuando el actual ministro de Exteriores Frank Walter Steinmeier era coordinador de los servicios de inteligencia.

Una acción encubierta de dos espías alemanes condecorados por el Pentágono por su valioso trabajo realizado en Bagdad antes y durante la invasión del ejército estadounidense en Irán, podría obstaculizar el deseo del socialdemócrata Steinmeier, actual ministro de Asuntos Exteriores germano, de convertirse en el futuro canciller de Alemania

Los dos agentes, que enviaron informaciones desde la capital iraquí para facilitar los ataques aéreos del ejército americano durante la guerra, comparecieron el jueves ante una comisión especial del Parlamento Federal, que investiga desde hace dos años si el ex canciller Gerhard Schröder mintió al país cuando prometió, desde la tribuna del Bundestag, que su gobierno no apoyaría "directa o indirectamente" la invasión.

Las declaraciones de los dos espías no trascendieron a la opinión pública, pero manos misteriosas filtraron a la prensa varios informes secretos del BND; donde queda demostrado que los agentes recogieron valiosa información que fue utilizada por el ejército americano para bombardear edificios estratégicos militares en Bagdad.

Los documentos filtrados a la prensa y que fueron enviados por el BND a los parlamentarios que integran la comisión de investigación demuestran que, tanto Schröder como su jefe de la cancillería y coordinador de los servicios de inteligencia germanos, Steinmeier, autorizaron la misión encubierta de los agentes, como parte de un pacto secreto entre Berlín y Washington para facilitar el bombardeo de Bagdad.

"Los dos espías alemanes se convirtieron en los ojos y oídos de la maquinaria de guerra americana", afirmó la revista 'Stern'; que publicó extractos de los documentos del BND, que resumen las actividades y la información recogida por los dos espías.

Cuando las bombas comenzaron a caer sobre la capital iraquí, los dos agentes del BND tenían la misión de recorrer las calles de la ciudad para observar los daños causados, pero también para anotar las coordenadas de posibles blancos que debían ser destruidos, por ejemplo, la ubicación de un restaurant donde supuestamente estaba comiendo Hussein. Las bombas destruyeron el local y mataron a más de una docena de civiles.

En agosto de 2002, Schröder anunció que su gobierno no apoyaría la "aventura militar" de Estados Unidos en Iraq. Su valiente decisión le ayudó a ganar las elecciones nacionales ese año, pero arruinó las relaciones entre Berlin y Washington. Pero según los documentos del BND, tanto Schröder como el actual candidato del SPD a la jefatura del gobierno, autorizaron la misión de los espías destinada a tener información de primera mano sobre el desarrollo de la guerra en Iraq.

Aun no está claro cuando los espías recibieron la orden de recopilar información de guerra relevante para el ejercito estadounidense, pero las actas del BND en poder de la comisión revelan que la información recogida por los agentes fue transmitida al cuartel general del ejército americano en Qatar.

"Los dos agentes fueron enviados a Bagdad con el total apoyo de la cancillería", señaló el diputado verde Hans-Christian Ströbele, después de escuchar las declaraciones de los espías.

"Ellos enviaron información, vía la central del BND, al comando en Qatar que fue muy importante para la guerra", añadió el parlamentario.

A fines de 2006, Steinmeier admitió la presencia de los dos espías en Bagdad pero señaló que su misión era evitar que las bombas destruyeran hospitales, escuelas y edificios diplomáticos.

Las actas del BND revelan que los espías enviaron más de 150 informes y todos contienen información sobre blancos militares.

El ministro Steinmeier deberá comparecer ante la comisión el 27 de noviembre y poco después lo hará el ex canciller Schröder.

Etiquetas