Internacional
Suscríbete

ORIENTE PRÓXIMO

Enfrentamientos entre palestinos y soldados israelíes en Cisjordania

Fuentes policiales y medios locales informan de choques de poca intensidad en la localidad de Beni Salha, Bilin y Naalin, así como en el paso de Qalandia.

Manifestantes palestinos protagonizaron este viernes enfrentamientos con soldados israelíes en distintos puntos de Cisjordania, horas antes del discurso que dará en la ONU el presidente de la ANP, Mahmud Abás, quien a continuación presentará la petición de admisión para Palestina a esa organización.

Fuentes policiales y medios locales informan de choques de poca intensidad en la localidad de Beni Salha, Bilin y Naalin, así como en el paso de Qalandia.

Unos 120 manifestantes, según la edición electrónica del diario Yediot Aharonot, se concentraron cerca de la aldea de Beni Salha, al oeste de Ramala, y lanzaron piedras contra las fuerzas militares israelíes.

Los soldados reprimieron a los manifestantes con gases lacrimógenos y otros equipos antidisturbios recién comprados por Israel para atajar una posible ola de protestas por la presentación de la candidatura Palestina a la ONU. Tres personas, entre ellas un periodista francés, sufrieron heridas por la inhalación de gas.

En Bilín, donde durante años los palestinos se han manifestado todos los viernes para protestar por la construcción de la barrera de separación de Cisjordania, se ha registrado también una pequeña concentración.

Y en Qalandia, uno de los focos de mayor tensión entre Jerusalén y Ramala, testigos informaron de enmascarados que lanzaban piedras a las fuerzas israelíes, también sin que se informase de heridos.

Poco antes, la Policía israelí de Fronteras había arrestado a tres palestinos en una carretera de Bet Hanina, en Jerusalén Este, por lanzar piedras contra vehículos israelíes, y a otros dos en la ciudad vieja por desórdenes a la entrada de la Explanada de las Mezquitas.

En el lugar más sensible de toda la región, y donde estalló la Intifada de Al Aqsa en 2000, hoy los rezos en la explanada han transcurrido en calma y los miles de feligreses que han podido entrar, todos mayores de 50 años, han regresado a sus casas, informó un portavoz de la Policía israelí.

La Policía está en estado de alerta máxima desde esta mañana por temor a una ola de disturbios a raíz del discurso de Abás en la ONU, con un dispositivo de seguridad de más de 9.000 agentes.

Por el momento en ninguna de las manifestaciones se ha informado de víctimas mortales ni heridos por arma de fuego.

En una carretera del distrito de Hebrón, a la altura del asentamiento judío de Kiriat Arba, un coche israelí que circulaba por la carretera 60 arrolló a un joven palestino al que causó heridas graves, en un aparente accidente de tráfico aún bajo investigación de la Policía israelí.

Etiquetas