Internacional
Suscríbete

FRANCIA

El Vaticano critica las deportaciones de gitanos

El arzobispo Agostino Marchetto afirma que no puede alegrarse al ver los desmantelamientos de campamentos y deportaciones de gitanos llevadas a cabo por el gobierno francés. Califica a los gitanos como personas "débiles y pobres que son perseguidas".

Un campamento de gitanos instalado en Toulouse.
El Vaticano dice que la persecución a los gitanos es un Holocausto
AFP

La persecución de la que son víctimas los gitanos es una suerte de nuevo Holocausto, afirmó el secretario de Consejo Pontifico para los emigrantes, el arzobispo Agostino Marchetto en una entrevista a la agencia de información vaticana, I. Media.

Sobre la decisión del Gobierno francés de proceder al desmantelamiento de los campamentos y la repatriación de gitanos, Marchetto aseguró: "Yo no puedo alegrarme del sufrimiento de estas personas, en particular, cuando se trata de personas débiles y pobres que son perseguidas, que son víctimas también de un Holocausto y viven siempre escapando de los que le dan caza".

El pasado domingo, el papa Benedicto XVI hizo también un llamamiento en francés durante el Ángelus para la acogida "de la legítima diversidad humana", en referencia a las repatriaciones de gitanos llevadas a cabo por el Gobierno francés.

"Cuando se defienden los derechos humanos, cuando se habla de respeto a la dignidad de las personas, en particular de mujeres y niños, no se hace política, sino pastoral", dijo Marchetto.

"La Iglesia es la Iglesia -aseguró- y no es de derechas ni de izquierdas, y ni siquiera de centro. Presenta respetuosamente sus opiniones sobre todo lo relacionado con la ley moral y la doctrina social de la Iglesia".

En la entrevista a la agencia francófona I.Media, monseñor Marchetto subrayó que la moral no cuestiona sólo temas de la sexualidad, del aborto o del matrimonio entre personas del mismo sexo, "la moral considera al hombre en su totalidad".

"Nosotros no queremos entrar en discusiones políticas, pero estamos por la causa del hombre, en particular de aquellos que, en un momento dado, sufren más y deben ser ayudados a superar sus dificultades", afirmó.

El secretario de Consejo Pontificio reiteró que "las expulsiones no pueden ser colectivas". "Es necesario estar atentos a las diferente situaciones y no se puede culpar a una población entera por las violaciones de la ley cometidas por algunos".

Etiquetas