Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EE.UU.

El Supremo permite a las víctimas del apartheid en Sudáfrica demandar a las multinacionales

Las multinacionales acusadas incluyen a petroleras como BP y Exxon Mobile, a bancos como Citigroup, Deutsche Bank y UBS, así como a otras grandes compañías como IBM, General Motors y Ford.

El Tribunal Supremo de EEUU permitió que un grupo de víctimas del "apartheid" en Sudáfrica prosiga con su demanda contra más de 50 multinacionales para tratar de conseguir una indemnización superior a 400.000 millones de dólares (267.000 de euros) por su presunto apoyo a ese sistema.

El Alto Tribunal no pudo emitir un dictamen por la autorecusación de cuatro magistrados y optó por una resolución, por la que se remitió a un auto publicado por un tribunal de apelaciones de Nueva York, que admitió la demanda a trámite.

De los nueve jueces del Tribunal Supremo, cuatro se habían recusado por un conflicto de intereses, puesto que el presidente de la corte, John Roberts, y los magistrados Anthony Kennedy, Stephen Breyer y Samuel Alito, poseen al parecer acciones en algunas de las compañías acusadas, según los medios de comunicación locales.

Por la ausencia de estos cuatro jueces el Alto Tribunal no pudo reunir el quórum suficiente, que requiere la presencia de al menos seis de los nueve magistrados para juzgar un caso, y no se ha podido pronunciar sobre la demanda.

En su breve resolución, el Supremo se remite a la decisión del tribunal de apelaciones de Nueva York, lo que supone en la práctica que la demanda de las víctimas del "apartheid" en Sudamérica puede continuar la vía judicial para lograr una indemnización millonaria.

Las multinacionales acusadas incluyen a petroleras como BP y Exxon Mobile, a bancos como Citigroup, Deutsche Bank y UBS, así como a otras grandes compañías como IBM, General Motors y Ford.

El Gobierno de EEUU y empresas extranjeras acudieron al Tribunal Supremo para recurrir la decisión de la corte de apelaciones neoyorquina, un paso que apoyó la administración del presidente George W. Bush.

La demanda original fue registrada en 2002 por tres distintos grupos de víctimas en representación de todas las personas que vivieron en Sudáfrica entre 1948 y 1994 y que eran víctimas del "apartheid".

Acusan a las multinacionales de haber violado leyes internacionales al haber contribuido a las políticas de "apartheid" sudafricanas mediante la venta de bienes y materiales a ese país.

Uno de los grupos demandantes, encabezada por la organización de derechos humanos sudafricana Khulumani Support Group, representa a 32.700 personas que han sobrevivido a la violencia del "apartheid".

Inicialmente, un juez federal desestimó la demanda por considerar que la corte no tenía competencia para juzgar el caso, pero el tribunal de apelaciones de Nueva York consideró que las víctimas podían proseguir con su lucha ante los tribunales bajo el Alien Tort Claims Act.

Esa ley data de 1789 y su propósito original era combatir a los piratas en alta mar, pero ahora permite a ciudadanos extranjeros demandar a compañías trasnacionales ante tribunales estadounidenses por violar el derecho internacional o un tratado de EEUU.

Nelson Mandela fue el primer presidente que gobernó Sudáfrica tras la caída del régimen de segregación racial o "apartheid" en 1994.

Etiquetas