Despliega el menú
Internacional

TERRORISMO

El FBI arresta a siete hombres por conspiración terrorista

En su incesante búsqueda de grupos terroristas que operen en territorio estadounidense, el FBI detuvo a un padre, Daniel Patrick Boyd, sus dos hijos y otros cuatro hombres residentes de Carolina del Norte bajo la acusación de proporcionar entrenamiento militar en sus hogares para llevar a cabo una "yihad" en el exterior. Las autoridades sostienen que se trata de una célula islamista radical, entre cuyos objetivos figuraban Kosovo, Jordania y Pakistán, aunque no se ha establecido ninguna conexión con Al Qaeda.

El grupo estaba liderado por Boyd, de 39 años, que reside en un área rural al sur de Raleigh, donde junto a su familia operaba un negocio relacionado con el mantenimiento de viviendas. La investigación revela que este hombre posee una larga carrera como activista ligado a movimientos islamistas, y que entrenó en los campos de Pakistán y Afganistán donde luchó entre 1989 y 1992 antes de regresar a Estados Unidos. En 1991, Boyd y su hermano fueron detenidos por el robo de un banco en Pakistán, lo que permitió su identificación como miembros de la guerrilla radical afgana Partido del Islam. Sentenciados a la amputación de una mano y un pie por el robo, la pena fue revocada posteriormente.

Excepto uno de ellos, los acusados son ciudadanos estadounidenses residentes en Carolina del Norte. "La amenaza que plantean los terroristas a Estados Unidos y a nuestros aliados no se ha diluido o desaparecido", señaló en el comunicado Owen Harris, agente especial del FBI. Según la acusación, que incluye siete cargos, los presuntos terroristas iniciaron su actividad en 2006 y la han mantenido hasta el momento de su arresto.

Las autoridades han revelado que los detenidos no planeaban atentar en los Estados Unidos, u otros países occidentales. Las siete personas habrían viajado a Gaza, Israel, Pakistán, Jordania y Kosovo para preparar atentados.

Las unidades antiterroristas de EE UU han extremado la vigilancia las últimas semanas ante el temor de que los grupos que operan en suelo norteamericano puedan lanzar atentados. Hace apenas dos semanas varios medios revelaron como una veintena de jóvenes de origen somalí criados en Minnesota abandonaron lo abandonaron todo para combatir con Al Qaeda en Somalia.

Etiquetas