Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

AMENAZA DE VIOLENCIA

El crimen organizado vacía pueblos al norte de México

El estado más afectado es Tamaulipas, fronterizo con EE. UU., donde en municipios como Ciudad Mier y comunidades cercanas a la capital se vive a diario "un toque de queda no oficial".

Varios municipios del norte de México, afectados por la violencia y las amenazas del crimen organizado empiezan a sufrir el exilio de sus habitantes y lucen desiertos cuando cae la tarde, cierran los negocios y la gente se resguarda en sus casas como si de un toque de queda se tratara.

El estado más afectado es Tamaulipas, fronterizo con EE. UU., donde en municipios como Ciudad Mier y comunidades cercanas a la capital, Ciudad Victoria, como Padilla, Jiménez, Abasolo, Soto la Marina, Casas y Llera, se vive a diario "un toque de queda no oficial", dijeron a fuentes de la Procuraduría estatal.

La situación más grave se vive en Ciudad Mier, donde muchos de sus 6.500 habitantes han huido a la vecina Miguel Alemán y otros han optado por quedarse aunque -por el miedo a agresiones del crimen organizado- se recluyen en un albergue municipal durante la tarde y la noche y sólo viven con cierta normalidad durante las mañanas.

Fuentes municipales dijeron a Efe de que son alrededor de 250 familias las que han huido a Miguel Alemán y que otras 32 familias han optado por refugiarse en el albergue municipal, especialmente personas mayores que se niegan a abandonar su ciudad.

De los que se han trasladado a Miguel Alemán, decenas de ellos sólo regresan a su localidad para comer de forma gratuita en el albergue, ya que carecen de recursos económicos, y regresan a dormir a la localidad vecina.

Los acogidos en las instalaciones municipales de Miguel Alemán reciben ayuda de los ciudadanos, la Iglesia y hasta de los comercios de mexicanos asentados en el vecino estado de Texas (EEUU).

Desde hace tiempo, a primera hora de la tarde cierran todos los negocios y tiendas en Ciudad Mier hasta el día siguiente y la gente no sale a la calle "porque vive con un temor absoluto y prefiere encerrarse para evitar problemas", añadieron las fuentes.

Además de esta localidad, en otro tiempo lugar turístico por su consideración de "Pueblo Mágico", otros municipios se convierten cada tarde en pueblos fantasmas y en otros como Hidalgo se teme que se de un éxodo similar al de Ciudad Mier.

El secretario general de Gobierno de Hidalgo, Hugo Andrés Araujo, reconoció esta semana que sus habitantes están bajo el miedo por las agresiones que han sufrido en sus propiedades y personas.

Por tal motivo, explicó, las autoridades han urgido al Gobierno federal al envío de más fuerzas para salvaguardar la seguridad, muy mermada desde principios de año por la lucha que mantienen el cártel del Golfo y su antiguo brazo armado, Los Zetas.

Un empresario de Hidalgo que pidió el anonimato aseguró a Efe que la inseguridad empeoró a finales de agosto, tras el asesinato del alcalde de ese municipio, Marco Antonio Leal.

"Nuestra familia vive con mucho miedo, hay noches que el tableteo (sonido) de las armas no nos dejan dormir y solo rezamos para que sus balas no atraviesen las paredes de la casa", explicó vía telefónica.

Ese miedo obliga a su familia a estar en casa sobre las seis de la tarde, como ocurre en muchos otros hogares.

"En ocasiones -recuerda- cuando vemos que llega esta gente (los sicarios) en sus camionetas, vamos a las escuelas por nuestros hijos, se cierran las tiendas y nos encerramos en nuestras casas varias horas".

Quienes viven en ciudades como Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico han tomado medidas para salvaguardar su integridad, y evitan salir de sus casas si no tienen una urgencia.

En estos lugares, ha aumentado sensiblemente el servicio de comida a domicilio y la vida nocturna es casi inexistente cuando hay enfrentamientos armados.

Las autoridades son conscientes del problema. El gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, reconoció a la prensa la semana pasada que en algunos municipios había ingobernabilidad y que las autoridades estaban "rebasadas".

En su opinión, las policías locales y estatales no tienen capacidad de fuego para enfrentar a los cárteles que se disputan el territorio, por lo que se requiere de mayor presencia de las fuerzas federales en Ciudad Mier, Miguel Alemán, Guerrero, Camargo y Diaz Ordaz.

Este 16 de noviembre, se anunció la llegada de agentes federales a la fronteriza Ciudad Mier y a Hidalgo y también se prevé reforzar el resto del estado, donde la violencia ha dejado centenares de asesinados en los últimos meses.

Etiquetas