Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

POSIBLE SABOTAJE SIN VÍCTIMAS

El ataque contra un gasoducto en la península de Sinaí interrumpe el suministro a Jordania e Israel

Un ataque contra un gasoducto en el norte del territorio egipcio en la península del Sinaí provocó cortes en el suministro a la región, concretamente en Jordania e Israel.

Un ataque contra un gasoducto en el norte del territorio egipcio en la península del Sinaí provocó cortes en el suministro a la región, concretamente en Jordania e Israel.

La compañía estatal eléctrica en ese país, NEC, comunicó que la reparación durará al menos una semana.

La oficina del primer ministro israelí comunicó entre tanto que el flujo de gas natural ha sido interrumpido por precaución, lo que está afectando a Jordania.

"Aún no está claro si (el ataque) ha causado algún daño a la infraestructura del gasoducto en Egipto, aunque como precaución Israel ha cortado el suministro de gas" desde Egipto, señala el comunicado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Infraestructuras Uzi Landau aseguraron que Israel no sufriría nigún corte a causa del incidente. A su vez, el Ministerio de Defensa israelí reforzó la seguridad en sus instalaciones energéticas.

Israel "está preparado para situaciones en las que el suministro de gas desde Egipto se encuentra cortado, y tenemos la opción de recurrir de inmediato a fuentes de energía alternativas", señaló la oficina del jefe de gobierno.

Unos desconocidos atacaron hoy un gasoducto para la exportación de gas egipcio a Israel. La televisión egipcia afirmó que se trata de una "operación terrorista".

Los residentes en las localidad de Al Arish y Sheij Zuwaid, en el norte de la provincia de Sinaí, escucharon una fuerte explosión. Además se produjo un gran incendio. La televisión estatal indicó: "Los saboteadores han aprovechado la situación inestable de la seguridad".

Un funcionario dijo a la televisión que la situación "es muy peligrosa" y debe ser controlada, aunque agregó que no se reportaron heridos.

Egipto suministra gas a Israel desde inicios de 2008. Entre la población existe una oposición considerable al acuerdo de suministro a Israel, por la ocupación de los territorios palestinos.

Además, los clanes beduinos, enfrentados con el gobierno central, amenazaron ya hace algún tiempo con destruir el gasoducto para forzar la puesta en libertad de sus familiares encarcelados en las prisiones estatales.

El verano pasado, según los medios, ya se registró un pequeño ataque contra el gasoducto, que no provocó daño alguno. Entonces se presumió que los beduinos estaban detrás de la acción.

La exportación de gas a Israel se realiza a través la compañía East Mediterranean Gas Company (EMG), en la que particpa Hussein Salem, considerado un estrecho colaborador del presidente Hosni Mubarak.

En la ciudad Al Arish, capital provincial de la península Sinaí, se han registrado hoy de nuevo manifestaciones para pedir la dimisión de Mubarak y del gobierno.

Etiquetas