Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

MAREA NEGRA

EE. UU. da 24 horas más a BP

Pese a haberse encontrado una fuga, el gobierno estadounidense permite a la petrolera mantener sellado el pozo Macondo.

EE. UU. da 24 horas más a BP
EE. UU. da 24 horas más a BP
AFP PHOTO

El Gobierno de EEUU permitió a BP mantener sellado el pozo Macondo en el golfo de México a pesar de haber detectado una fuga a unos tres kilómetros del mismo que podría indicar que la estructura interna del manantial está dañada.

"Autorizo a BP a continuar la prueba de integridad durante otras 24 horas", expresó en un comunicado el almirante de la Guardia Costera Thad Allen, que dirige la respuesta del Gobierno estadounidense al derrame y que tiene la última palabra en las decisiones que se toman.

Allen y BP protagonizaron el domingo un tenso intercambio que culminó con una carta a última hora del día en la que el almirante exigía a la multinacional británica extremar las precauciones y la vigilancia tras haberse detectado una fuga próxima al pozo.

Allen agregó en un comunicado enviado hoy que el Gobierno obtuvo las respuestas que necesitaba durante una conferencia telefónica la noche del domingo.

"Durante la conversación, el equipo de científicos federales obtuvo las respuestas que estaba buscando y los compromisos de BP de cumplir con sus obligaciones de supervisión y notificación" al Gobierno, dijo Allen.

El almirante indicó que durante las próximas horas continuará una supervisión detallada de la fuga detectada las últimas horas.

Operación de gran dificultad

Cuando se cumplen 91 días de la explosión y posterior hundimiento de la plataforma operada sobre el pozo Macondo por BP, la principal preocupación de la Casa Blanca es que la estructura subterránea del pozo esté dañada y que el crudo se filtre a través de las rocas y acabe fluyendo en múltiples puntos del suelo marino.

El pozo quedó abierto a raíz del accidente en la plataforma operada por la multinacional petrolera.

Desde el 20 de abril y hasta el jueves de la semana pasada el manantial ha expulsado entre 35.000 y 60.000 barriles de petróleo a las aguas del golfo de México y provocado la mayor catástrofe ecológica en la historia de Estados Unidos.

Tras múltiples intentos fallidos y algunos semiexitosos, BP logró el jueves sellar el pozo con una campana gigante instalada sobre la cabeza del mismo que actúa en la actualidad como un tapón y que podría servir también para recoger carburante y transportarlo a barcos contenedores en la superficie.

La opción de reabrir el pozo, a la que se recurriría de inmediato si se detectan problemas en el mismo, exigiría dejar que el crudo fluya a las aguas durante tres días para liberar la presión del manantial.

Carol Browner, principal asesora en temas energéticos de la Casa Blanca, reconoció hoy que esa opción no es la más deseable, pero afirmó que la posibilidad de que se produzcan múltiples fugas sería mucho peor.

"Claramente queremos que esto acabe pero no queremos adentrarnos en una situación en la que tengamos fugas incontrolables por todo el Golfo", dijo Browner a la cadena de televisión ABC.

BP sostiene que por el momento no está claro si la fuga detectada el domingo procede del pozo Macondo. Según la petrolera, ese tipo de fugas son un fenómeno habitual en el golfo de México.

Se espera que la construcción del pozo auxiliar desde el que se inyectará cemento y lodo pesado en el que ahora tiene problemas para sellarlo de forma definitiva acabe a finales de julio, aunque el proceso para cerrarlo podría prolongarse hasta mediados de agosto.

Etiquetas