Despliega el menú
Internacional

CONTINÚA LA CRISIS EN AMÉRICA CENTRAL

EE. UU. amenaza a Honduras con suspender su ayuda económica

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, tuvo el domingo una conversación "severa" con el gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, tras el fracaso de la mediación del presidente de Costa Rica, Óscar Arias, para encauzar la crisis que se desató por el derrocamiento del presidente legítimo hondureño, Manuel Zelaya. El diálogo se interrumpió a raíz de la negativa de Micheletti a aceptar el punto uno de la propuesta: el retorno de Zelaya al cargo. Así lo reveló uno de los portavoces del Departamento de Estado, Phillip Crowley. Según el portavoz, la funcionaria estadounidense recordó a Micheletti las consecuencias y "el impacto significativo en términos de ayuda" para su país si mantiene su negativa a rechazar las propuestas de Arias. Crowley admitió que fue "una llamada dura" y que la secretaria de Estado "alentó" a Micheletti a "continuar avanzando en las negociaciones".

La revelación hecha por el Departamento de Estado coincide con el reclamo de Zelaya de aumentar la presión internacional contra los golpistas y respaldar su restitución. "Los golpistas se han burlado del pueblo hondureño, de la comunidad internacional, de Óscar Arias, y se han burlado hasta de la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton", dijo en una entrevista periodística desde Managua. Clinton había sido la promotora del diálogo encabezado por Arias, que ya realizó varias reuniones sin resultados. El costarricense pidió a las partes 72 horas para mostrar una nueva propuesta, y Estados Unidos busca que las delegaciones vuelvan a dialogar.

En tanto Zelaya, amenaza con retornar esta misma semana. El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos también respaldó la prórroga solicitada por Arias, así como "todos los esfuerzos" tendientes a "restablecer la democracia en Honduras".

Pero Micheletti mantiene su posición "indeclinable" dijo, sobre la vuelta de Zelaya. No obstante admitió que podría seguir negociando.

"Confiemos plenamente en la comisión que está en Costa Rica", pidió. "Estamos haciendo los esfuerzos para que el diálogo termine en una cosa positiva, sin el retorno de aquel que rompió la Constitución no una sino varias veces", declaró refiriéndose a Zelaya.

El presidente designado por el Parlamento tras el golpe de Estado del 28 de junio prometió que el 29 de noviembre habrá "elecciones libres y transparentes" y que en 2010 entregará el poder "al ciudadano que el pueblo haya escogido como presidente".

Por su parte, la Unión Europea decidió congelar 65,5 millones de euros de ayuda a Honduras ante el fracaso del diálogo. Zelaya advirtió que habría que "cancelar cuentas, suspender viajes y visados y no permitir el ingreso al país de ningún miembro del régimen golpista", pidió.

Etiquetas