Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

AFGANISTÁN

EE. UU. afirma que ha arrestado al número dos de los talibanes, pero estos lo desmienten

En el cuarto día de ofensiva de la OTAN contra los terroristas, otros tres civiles perdieron la vida "accidentalmente".

Marines estadounidenses patrullan en el noreste de Marjah, ayer.
EE. UU. afirma que ha arrestado al número dos de los talibanes, pero estos lo desmienten
PATRICK BAZ/afp

Con una gran operación militar en marcha en el sur afgano, fuentes del Gobierno de Estados Unidos aseguraron ayer que el número dos de los talibanes afganos ha sido detenido en Pakistán, información que estos negaron.

 

"Las informaciones del arresto del mulá (Abdul Gani) Barádar son falsas e infundadas. No está en Pakistán sino ocupado en la yihad (guerra santa) en Afganistán", aseguró un portavoz del movimiento insurgente, Mohamed Yusuf Ahmadi, citado por la agencia AIP.

 

Ahmadi tachó de "propaganda" la noticia del diario 'The New York Times' que, citando fuentes del Gobierno estadounidense, aseveró que Barádar fue arrestado hace unos días durante una operación secreta de los servicios de Inteligencia pakistaníes y estadounidenses en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán.

 

El ministro pakistaní del Interior, Rehman Malik, poco preciso en otras ocasiones a la hora de confirmar muertes o arrestos de cabecillas talibanes, restó en Islamabad credibilidad a la noticia y dijo que, si se efectúa algún arresto, el Gobierno informará a su nación, según la cadena Express TV.

Buen sitio para "esconderse"

Pero una fuente de los servicios de Inteligencia occidental en Pakistán aseguró que su organismo ha confirmado el arresto de Barádar "a través de contactos con fuentes de la insurgencia talibán afgana". "Karachi es uno de los mejores sitios para esconderse. Es un lugar donde se canalizan fondos obtenidos por el contrabando y el narcotráfico a Afganistán", razonó. La fuente aseguró que Barádar, a quien describió como el líder que ha dirigido las operaciones del movimiento talibán en Afganistán, "ha estado en Pakistán desde hace tiempo".

"No hay comentarios sobre el artículo", se limitó a decir una fuente de los servicios secretos pakistaníes (ISI). "No hay nada", secundó otro portavoz de esta agencia, a la que Washington acostumbra a criticar por su compleja política hacia los talibanes afganos, vistos por una parte del estrato militar pakistaní como un activo estratégico en el país vecino.

 

En Kabul, un portavoz del Palacio Presidencial dijo no tener confirmación de la detención.

 

Conocido como el mulá Barádar Akhund, el presunto detenido es considerado el jefe militar de la insurgencia y número dos del movimiento que encabeza el mulá Omar. Durante el régimen talibán afgano (1996-2001) ocupó el cargo de viceministro de Defensa.

 

De confirmarse, sería el insurgente de mayor rango detenido desde la invasión estadounidense en Afganistán a finales de 2001.

 

La noticia coincide con una gran ofensiva de las Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN y el Ejército afgano sobre el bastión talibán de Marjah y aledaños, en la provincia sureña de Helmand.

 

En varios comunicados, la OTAN informó ayer, en el cuarto día de la operación, de que tres civiles murieron el lunes en varios tiroteos registrados en el marco del asalto militar.

 

La ISAF, misión militar bajo mando de la OTAN, dijo que los civiles perdieron la vida "accidentalmente" en distintos puntos del distrito de Nad Alí, cercano a Marjah, dos de ellos por disparos de los soldados extranjeros, que creyeron que podían ser suicidas.

 

Las víctimas se suman a los 12 civiles que el domingo perdieron la vida después de que dos cohetes lanzados por las tropas se desviaran 500 metros de su trayectoria y erraran en su objetivo de impactar contra un refugio insurgente en Nad Alí.

 

La OTAN también dijo haber matado el lunes a 10 integristas en tres combates separados mientras los soldados perseguían a un "comandante talibán" de Helmand.

 

Una fuerza conjunta fue enviada al distrito helmandí de Washir después de que informes de Inteligencia revelaran la presencia de insurgentes en varios vehículos, que fueron tiroteados, según la ISAF.

 

Pero los talibanes respondieron con ametralladoras y lanzagranadas desde un poblado cercano y las tropas se retiraron para "reducir la posibilidad de víctimas civiles", de acuerdo con el mando militar internacional, que también dio cuenta de otros combates en Kunduz (norte) y Ghazni (centro).

Etiquetas