Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CHILE

Compañeros de los 33 mineros no reciben el finiquito

Los manifestantes, miembros de la plantilla de 300 trabajadores del yacimiento San José, piden que su finiquito sea pagado en una cuota, y no en 12 como pretende la empresa.

Isabel II recibe una piedra del pozo San José de manos de Piñera y su mujer, ayer en Londres.
Compañeros de los 33 mineros no reciben el finiquito
J. STILLWELL/EFE

Un centenar de compañeros de los 33 rescatados de la mina San José interrumpió ayer el tráfico de una importante carretera del norte de Chile para reclamar que les paguen sus finiquitos de una sola vez. Tras cortar varios minutos la carretera exhibiendo pancartas, los mineros se dirigieron al centro de Copiapó, situada a unos 800 kilómetros al norte de Santiago, donde siguieron con la medida de fuerza.

Los manifestantes forman parte de la plantilla de 300 trabajadores del yacimiento San José, donde el 5 de agosto se produjo un derrumbe que dejó atrapados a 700 metros de profundidad a 33 mineros. Los manifestantes reclaman a la Empresa Minera San Esteban, propiedad de la mina San José, que les pague el finiquito de una solo vez y no en 12 cuotas como pretende la firma, que se encuentra en problemas económicos.

El dirigente sindical de los trabajadores de San Esteban, Javier Castillo, dijo que "cada año, cada minuto de existencia de la minera San Esteban es un derecho que se ganó. Por ese derecho nosotros estamos peleando". "Si no hay respuestas mañana (por hoy), hacemos un llamado a todos los mineros de Chile para que paralicen sus faenas entre las 11.00 y el mediodía", precisó.

Piñera, en el Reino Unido

Por su parte, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, se comprometió ayer en Londres a garantizar por ley la seguridad de los mineros chilenos y a fomentar en el país una cultura "del respeto y la protección de los trabajadores".

Así lo afirmó al término de una reunión con el primer ministro británico, David Cameron, con quien habló del espectacular rescate. Después fue recibido en Buckingham por la reina Isabel II.

Etiquetas