Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Cameron tiende la mano a Clegg para gobernar

La oferta pone al líder liberal ante un dilema, ya que Brown también le ha ofrecido negociar.El dirigente 'tory' advierte de que se sigue oponiendo "a conceder más poderes a la UE".

Cameron tiende la mano a Clegg para gobernar
Cameron tiende la mano a Clegg para gobernar

El líder del Partido Conservador, David Cameron, ganador de las elecciones británicas aunque sin mayoría absoluta, tendió ayer una mano a los liberaldemócratas con una oferta "global" de gobierno, que los dos partidos comenzaron a discutir anoche y que podría ser la llave de Downing Street.

Su excelente oratoria y mejor memoria -que le permite hacer discursos enteros sin notas- y su imagen de conservador moderado y sensato le han permitido a Cameron devolver a los 'tories' a la primera línea política. Sus raíces son aristocráticas y cuenta con una educación privilegiada

Con 306 escaños (36,1% de los votos), los conservadores fueron los que más representación obtuvieron en la Cámara de los Comunes de Westminster, frente a los 258 del aún gobernante Partido Laborista (29,1%), pero tendrán que buscar aliados.

Al no llegar los 'tories' en estas elecciones (con una participación del 65,1%) a los 326 escaños necesarios para gobernar en solitario, el Reino Unido se encuentra por primera vez desde 1974 con un 'parlamento colgado' (sin mayoría absoluta), una tesitura complicada que fuerza a los partidos a negociar eventuales alianzas o apoyos tácticos. Ante una situación así, el todavía primer ministro y líder laborista, Gordon Brown, está legitimado para continuar al frente del gabinete mientras se trata de buscar una salida.

No obstante, el liberaldemócrata Nick Clegg, cuya formación logró un resultado decepcionante en las urnas al obtener solamente 57 escaños (23% de los votos) tras la euforia de la campaña, reiteró ayer su convicción de que corresponde a los conservadores dar el primer paso para formar gobierno.

Sus palabras fueron rápidamente aprovechadas por el líder 'tory', que se apresuró a hacer una invitación a los liberaldemócratas, con quienes, pese a discrepar en materias clave, se ha mostrado dispuesto a encontrar vías de entendimiento. "Quiero hacer una oferta global, amplia y sincera a los liberaldemócratas. Quiero que trabajemos juntos para afrontar los grandes y urgentes problemas de nuestro país", manifestó Cameron.

El líder 'tory' advirtió, sin embargo, de que su partido sigue "opuesto firmemente a conceder más poderes a la Unión Europea" y no será "blando" en materia de inmigración frente a la propuesta liberaldemócrata de regularizar la situación de los sin papeles que lleven años viviendo en el Reino Unido.

Cameron también dejó claras sus diferencias con los liberales en materia de defensa al aludir, aunque sin nombrarlo, a que no aceptará la no renovación del sistema nuclear Trident, uno de los puntos clave del "manifiesto" liberal.

Asimismo, indicó que los 'tories' siguen "completamente convencidos" de que el nuevo ejecutivo, sea cual sea, que heredará el peor legado que recibe un gobierno en al menos 60 años, deberá empezar a recortar este año "el récord de 163.000 millones de libras (189.350 millones de euros) de déficit" que afronta el país. Comenzar este mismo año a atajar el enorme déficit presupuestario que sufre el país es un objetivo prioritario de los conservadores, en el que difieren de liberaldemócratas y laboristas, partidarios ambos de posponer los eventuales recortes hasta que vaya consolidándose la recuperación económica.

Flexibilidad

Cameron concedió, sin embargo, que su partido podría ser flexible en ciertos asuntos, en beneficio de una colaboración "sincera y confiada" entre los dos grupos.

Otro posible punto de consenso es la común oposición de conservadores y liberales a la propuesta laborista de incrementar la cotización a la seguridad social a partir del próximo año. Y lo que puede ser más importante para los liberaldemócratas: el líder 'tory' renunció a la radical oposición mostrada hasta ahora a la reforma del sistema electoral a fin de hacerlo más representativo -una exigencia de Clegg- para proponer la creación de una comisión que analizaría esa posibilidad.

La oferta de los conservadores coloca ahora al líder liberaldemócrata ante un dilema, ya que Brown ha ofrecido también negociar con su partido una eventual alianza en caso de que no llegue a un acuerdo con los 'tories'.

Etiquetas