Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

MÉXICO

Calderón cambia el Ejecutivo para atraer nuevos aliados

Felipe Calderón
Calderón cambia el Ejecutivo para atraer nuevos aliados
EFE

El presidente de México, Felipe Calderón, anunció el relevo de su fiscal general, del director de Pemex y del ministro de Agricultura como parte de su estrategia anunciada la semana anterior para transformar de manera profunda el Estado y buscar nuevas alianzas políticas.

El mandatario mexicano convocó el pasado miércoles a todas las fuerzas políticas y sociales a unir esfuerzos para lograr las profundas transformaciones que el país requiere y enumeró un decálogo de intenciones, entre los que sobresalen reformas económicas y políticas.

Asimismo, estos cambios de gabinete se dan en vísperas de que el Gobierno entregue al Congreso el llamado paquete presupuestario, que incluye los proyectos de ley de Ingresos, el presupuesto de Gasto, y los indicadores macroeconómicos previstos para 2010.

Este proyecto deberá garantizar la promesa de reforma profunda de las finanzas públicas para hacer "más con menos", incluir las medidas para cubrir la caída de los ingresos, nuevos impuestos, así como medidas para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleos.

Los cambios anunciados son obligados después de que el Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece Calderón, perdiera la mayoría en el Congreso y dos gobiernos estatales, por lo que está obligado a reestructurar su política de alianzas en lo que resta de su gobierno.

A mitad del camino recorrido, Calderón decidió el enroque del fiscal Eduardo Medina Mora en la Procuraduría General de la República (PGR), del Jesús Reyes Heroles en Pemex, y de Alberto Cárdenas en el Ministerio de Agricultura.

Sus puestos los ocuparán personajes con bajo perfil en la administración pública, que no han sufrido el desgaste de las críticas: Javier Mayorga, en Agricultura; Juan José Suárez, en Pemex; y Arturo Chávez, en la Fiscalía, cargo que debe ratificar el Senado.

Durante los primeros tres años de su administración, Calderón había centrado su estrategia en la lucha contra el crimen organizado, sin embargo, ésta se transformó en un baño de sangre, con más de 13.000 asesinatos en la primera mitad de esta administración.

Calderón afirmó que el procurador propuesto cuenta con los conocimientos y la experiencia necesaria para ejercer su delicada tarea, "más en estos tiempos, en los que México está construyendo su futuro al enfrentar con decisión al crimen organizado".

Por su parte, Medina Mora asumirá una tarea diplomática, lejos de presiones y amenazas del crimen organizado.

Por otro lado, la empresa Pemex ha sido blanco de numerosas críticas debido a la caída de la producción en los últimos años de 3,3 millones de barriles diarios a 2,6 millones, y a la lentitud para aplicar las reformas aprobadas, entre éstas la construcción de una nueva refinería.

Al nuevo director de Pemex, Juan José Suárez, Calderón le encargó redoblar los esfuerzos para avanzar en los objetivos de transformar a la empresa, superar los retrasos e deficiencias, avanzar en los esfuerzos para restituir las reservas.

Estos objetivos coinciden con la meta de sanear de raíz las empresas públicas para eliminar privilegios, acabar con la opacidad y la corrupción a través de una profunda reestructuración y modernización.

Al nuevo secretario de Agricultura le pidió trabajar con energía para llevar apoyos oportunos a los campesinos, especialmente a los que menos tienen.

Se espera que en próximos días se anuncien nuevos cambios para desarrollar las estrategias anunciadas hace seis días, entre estos están las transformaciones económicas que ayuden a frenar el empobrecimiento de los mexicanos, la cobertura universal de salud, y la reforma educativa.

Quedan pendientes las promesas de avanzar en la reforma laboral, en las telecomunicaciones, en la simplificación reguladora, en la modernización de las empresas públicas para erradicar la corrupción y coronar estos cambios con una profunda reforma política.

Etiquetas