Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PARLAMENTO EUROPEO

Barroso se compromete con socialistas y liberales para asegurarse la reelección

Barroso se ha comprometido con los grupos Socialista y Liberal a cumplir algunas de las exigencias de ambos partidos. El Parlamento Europeo le confirmará el miércoles si continúa otros cinco años con el apoyo de conservadores, liberales y algunos socialistas, al frente del Ejecutivo comunitario.

El presidente de la Comisión Europea, el portugués Jose Manuel Durão Barroso, asiste a una sesión del Parlamento Europeo
Barroso se compromete con socialistas y liberales para asegurarse la reelección
FREDERICK FLORIN. AFP PHOTO

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha asumido en un discurso pronunciado ante el pleno de la Eurocámara parte de las exigencias programáticas de los socialistas y los liberales en un intento de garantizarse la ratificación por una mayoría amplia del Parlamento para seguir otros cinco años al frente del Ejecutivo comunitario.

La Eurocámara votará el miércoles, tras varios aplazamientos, si confirma o no a Barroso, que ha sido designado por unanimidad por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete. Su continuidad está prácticamente garantizada, ya que cuenta con el apoyo del PP europeo y del grupo liderado por los conservadores británicos, así como de parte de los liberales y los socialistas, según se puso de relieve en el debate que siguió a la intervención del conservador portugués.

En su discurso ante la Eurocámara, Barroso ha reclamado a los eurodiputados un "fuerte apoyo" a su candidatura por parte de las diferentes familias políticas. "Si quieren una Comisión fuerte, que resista a veces a los Estados miembros, que resista a los egoísmos nacionales, deben dar a la Comisión el fuerte apoyo que necesita", ha dicho a los parlamentarios.

"Venimos de familias políticas muy diferentes, pero creo que en este tiempo de crisis, además de nuestras convicciones, necesitamos una fuerte ética de responsabilidad europea. Yo ha apelado a su ética de responsabilidad europea (...) Embarquémonos en este viaje europeo juntos", ha afirmado el presidente de la Comisión.

A los socialistas les prometió revisar la normativa comunitaria sobre trabajadores desplazados para evitar el "dumping social"; realizar evaluaciones de impacto social de todas las iniciativas de la Comisión, empezando por la directiva que amplía la jornada laboral a 65 horas semanales; crear un marco legal para los servicios públicos de calidad y trabajar para reducir la desigualdad salarial entre hombres y mujeres.

También ha abogado por reforzar la regulación y supervisión del mercado financiero. "No podemos volver al modelo anterior porque ha demostrado ser insostenible", ha dicho Barroso, que ha avanzado además que presionará a los Estados miembros para lograr una mayor "coordinación y coherencia" en la política económica.

No obstante, no se ha comprometido a darle a un socialista el futuro puesto de vicepresidente de la Comisión y responsable de Política Exterior, como había reclamado el jefe del grupo, Martin Schulz. Pero sí dijo que su colegio de comisarios reflejará la "diversidad política europea" y "en los puestos más importantes".

Dos nuevos puestos

A los liberales les dijo que creará dos nuevos puestos dentro del Ejecutivo comunitario: el de comisario de Justicia, Derechos Fundamentales y Libertades Ciudadanas, y el de Asuntos de Interior e Inmigración, que incorporará las competencias de Seguridad. Una de las tareas clave de este nuevo comisario será "desarrollar un enfoque auténticamente común sobre la inmigración, que promueva la integración de los inmigrantes legales, luche contra la inmigración ilegal y garantice la solidaridad entre los Estados miembros".

Barroso ha anunciado además que creará el cargo de comisario responsable de Cambio Climático para mantener el "liderazgo" de la UE en este campo. Además, ha indicado que dará la batalla para aumentar los recursos propios de la UE en los futuros presupuestos comunitarios.

El conservador portugués ha abogado por una "Europa más fuerte" que "defienda con intransigencia sus valores", "rechace el proteccionismo sin ser ingenua" y sea "voluntarista". Ha reclamado además "una nueva ambición social porque hay una crisis y el paro es el primer problema para los europeos". "No es el momento del 'statu quo' ni de la rutina. Debemos tener una agenda de transformación", ha resaltado.

El líder de los populares europeos, Joseph Daul, ha retirado su apoyo a Barroso y ha recordado que su grupo fue el ganador de las elecciones al Parlamento que se celebraron en junio y por ello su candidato debe ser el presidente de la Comisión. "Apoyaremos su nombramiento aunque no estamos a favor de todas sus políticas", ha dicho por su parte el representante del nuevo grupo Conservadores y Reformistas Europeos, Michal Tomasz Kaminski. Este grupo está liderado por los conservadores británicos de David Cameron.

El portavoz del grupo liberal, Guy Verhofstadt, ha afirmado que su formación da un "apoyo condicionado" a la reelección de Barroso y le reclamó "más ambición y más audacia" cuando presente el programa de trabajo definitivo de la Comisión una vez seleccionado el colegio de comisarios.

Por su parte, el presidente del grupo socialista, Martin Schulz, ha avanzado que su grupo no votará a favor de Barroso, pese a que algunas delegaciones nacionales, como los españoles, los portugueses o los británicos, están dispuestas a dar el 'sí' al conservador portugués, que fue apoyado por sus respectivos primeros ministros, entre ellos el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"No confiamos en usted y votaremos contra su nominación", ha confirmado el copresidente de los Verdes, Daniel Cohn-Bendit. Y ha resaltado que su grupo no cree que "todo lo que no ha podido hacer en cinco años lo hará ahora". También ha anunciado un voto negativo a Barroso el portavoz de Izquierda Unitaria, Lothar Bisky, por considerar que el conservador portugués representa la "continuidad de una política que ha desembocado en la mayor crisis económica desde la posguerra". El grupo euroescéptico Europa de la Libertad y la Democracia tampoco apoyará a Barroso, según dijo su líder, Nigel Farage.


Etiquetas