Internacional
Suscríbete por 1€

Una misión del OIEA se dirige a la central nuclear de Zaporiyia

El director del organismo y otros trece expertos inspeccionarán «esta semana» la planta para determinar el riesgo de una catástrofe radiactiva.

Central de Zaporiyia.
Central de Zaporiyia.
EP

«Llegó el día, la misión del OIEA está de camino a Zaporiyia. Debemos proteger la seguridad de Ucrania y de la mayor central de Europa». Con estas palabras, el director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica, Rafael Grossi, anunció este lunes que una delegación encabezada por él y compuesta por otros trece expertos ha conseguido poner rumbo a Ucrania. El grupo podrá «esta semana» determinar el riesgo de que se produzca una catástrofe nuclear tras insistir durante meses en la necesidad de inspeccionar a fondo las instalaciones, controladas desde marzo por las tropas rusas y objeto de ataques de los que se acusan Kiev y Moscú.

Las últimas semanas de bombardeos, así como la parada total de Zaporiyia el jueves tras los daños causados por un incendio a su red eléctrica, han disparado la preocupación por la seguridad de la central. Los temores se acrecentaron el sábado al advertir la operadora estatal ucraniana Energoatom de que «la infraestructura de la estación ha sido dañada, hay riesgo de escapes de hidrógeno y pulverización de sustancias radiactivas».

Medida preventiva en caso de que se produzca una fuga radiactiva
El director del OIEA, Rafael Grossi, y el resto de expertos nucleares que acudirán a la planta de Zaporiyia.
El director del OIEA, Rafael Grossi, y el resto de expertos nucleares que acudirán a la planta de Zaporiyia.
Vocento

La situación en Zaporiyia no ha mejorado en las últimas horas. Mientras el OIEA informaba a la comunidad internacional de su misión, Rusia denunciaba nuevos ataques ucranianos, concretamente dos proyectiles de artillería que habrían impactado cerca del reactor número 6 y en una estación de bombeo para la refrigeración de la central, respectivamente. Las autoridades de Kiev no respondieron a las acusaciones y se limitaron a dar cuenta de una nueva ofensiva de las tropas del Kremlin en las inmediaciones de la planta, donde se ubican seis de los quince reactores del país.

Actividades de combate

En ese escenario bélico, los expertos del organismo nuclear de la ONU deberán realizar una compleja labor de control. «Esta misión será la más dura de la historia del OIEA por las actividades de combate que Rusia lleva a cabo en el terreno», estimó este lunes el ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kouleba. Los expertos, según desveló el 'New York Times', proceden de países en su mayoría neutrales, sin representación del Reino Unido y EE UU, para obtener así el permiso de Moscú.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó este lunes de «necesaria» la visita de los observadores y pidió «presionar» a las fuerzas ucranianas para reducir la tensión en torno a la central y «dejar de poner en peligro al continente europeo bombardeando» las instalaciones y sus alrededores.

El discurso de Rusia a favor de la llegada del OIEA contrastó, sin embargo, con la versión ofrecida por Energoatom. No en vano, señaló que fuerzas rusas «se preparan para la llegada de la misión del OIEA, presionando al personal de la central para impedir que recojan pruebas de los crímenes del ocupante en la central». Asimismo detalló que «diez habitantes resultaron heridos» en los bombardeos en las últimas 24 horas en Energodar, la localidad donde se encuentra Zaporiyia. Entre ellos, cuatro trabajadores de la planta.

El operador ucraniano indicó de igual forma este lunes en Telegram que la central «funciona con el riesgo de violar las reglas de seguridad en materia de radiaciones e incendios». Aun así, tanto Energoatom como el Ministerio de Defensa ruso aseguraron que por ahora los niveles de radiación en la zona son «normales».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión