Internacional
Suscríbete por 1€

Francia acude a las urnas marcada por el ascenso de la derecha y la guerra de Ucrania

Este domingo tendrá lugar la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La segunda será el domingo, 24 de abril.

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su mitin en París.
El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su mitin en París.
EP

Francia afronta este domingo unas elecciones que marcarán su futuro político -y en gran medida el de Europa- durante los próximos años. Será la primera parada de un proceso electoral más amplio que llega precedido de un auge sin precedentes de la ultraderecha y la ofensiva militar lanzada por Rusia sobre Ucrania a finales de febrero.

La primera vuelta de los comicios presidenciales enfrenta al actual inquilino del Elíseo, Emmanuel Macron, con una terna de más de una decena de candidatos. En este grupo sobresalen tres aspirantes a la derecha del espectro político -Marine Le Pen (Agrupación Nacional), Éric Zemmour (Reconquista) y Valérie Pecresse (Los Republicanos)- y, en menor medida, un izquierdista -Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa)-.

Macron ya no es el recién llegado que en 2017 hizo saltar por los aires a los partidos tradicionales con un movimiento de nuevo cuño, La República en Marcha, que a la postre terminaría dominando también el ámbito parlamentario. Ahora se presenta con el aval de los cinco años transcurridos y con el mensaje de que quedan cosas por hacer, erigiéndose incluso como líder también dentro de la UE.

El anuncio de su candidatura, de hecho, se vio retrasado primero por la pandemia de la covid y luego por el inicio de la guerra de Ucrania, de tal manera que no llegó hasta unas horas antes del cierre del plazo. Sus mensajes claros contra Moscú y sus esfuerzos mediadores parecen haber gustado a gran parte del electorado, una especie de 'efecto bandera' que arrastra a los votantes a posicionarse del lado del líder en tiempos de crisis.

La ultraderecha, protagonista

Los sondeos le sitúan como favorito, pero el sistema electoral francés no permite dar nada por sentado. Así, salvo sorpresas, Macron se impondrá en la primera vuelta, ya que tiene una intención de voto consolidada por encima incluso del 25%, pero queda por saber quién le acompañará en las papeletas dos semanas más tarde, el 24 de abril.

Le Pen, que ya logró el ansiado cara a cara con Macron en los comicios de 2017, es 'a priori' la candidata mejor posicionada. Tampoco es una recién llegada y ha sugerido que éste será su último intento para alcanzar el Elíseo, para lo cual espera sacar partido de un electorado aparentemente más escorado a posiciones de derechas y de una izquierda desdibujada amenazada por la abstención.

Una vez abandonadas posiciones radicales como la salida de la UE y del euro, su principal desafío a la hora de mejorar su imagen durante estos últimos meses ha consistido en desembarazarse de la sombra del presidente ruso, Vladimir Putin, que ha pasado de ser su aliado confeso al elefante en la habitación. Agrupación Nacional destruyó miles de folletos por una imagen de Le Pen y Putin juntos, estrechándose la mano.

Le Pen se ha consolidado en los sondeos como segunda opción tras una fase inicial en la que se vio afectada directamente por la irrupción del huracán Zemmour. Este periodista curtido en tertulias a golpe de polémicas aspira a gobernar con un programa más escorado aún a la derecha que el de Le Pen, lo que ha contribuido incluso a suavizar la imagen de esta última.

Los otros candidatos

La lista de presidenciables incluye también el nombre de Valérie Pécresse, presidenta de la región de Isla de Francia y vencedora de un proceso de primarias con el que Los Republicanos lograron movilizar a un centro-derecha que pasó de gobernar el país hasta 2012 a una travesía por el desierto que ha logrado soportar por el peso que aún ostenta a nivel regional y local.

Pécresse ha perdido algo de fuelle en este tramo final de campaña, pero los sondeos la ven como una candidata con opciones viables de derrotar a Macron en caso de pasar a la segunda vuelta, en vista de que el actual presidente no podría argumentar que él es la opción de Estado frente a hipotéticos rivales más radicales como Le Pen o Zemmour.

Mélenchon, por su parte, concurre de nuevo a una carrera presidencial con el objetivo de dar la sorpresa y arrastrar el voto útil de la izquierda francesa. No en vano, es el candidato de este espectro político favorito en los sondeos, en los que la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, figura con porcentajes exiguos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión