Internacional
Suscríbete por 1€

guerra rusia-ucrania

Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana

La entrada de sus tropas sería solo un paso más en su implicación en esta guerra, asentada en la alianza entre su presidente, Alexander Lukashenko, y el mandatario ruso, Vladimir Putin.

Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana.
Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana.
Sara Gómez Armas

Ante los indicios de una posible invasión de tropas bielorrusas, en alianza con Rusia, las regiones fronterizas de Ucrania aguardan su llegada con misiles antitanque listos, fusiles cargados y barricadas levantadas en todos los accesos.

En la ciudad de Kovel, a 70 kilómetros de la frontera con Bielorrusia en el noroeste del país, una barricada de más de dos metros de sacos de arena, con el cartel "Gloria a los héroes", bloquea la entrada al ayuntamiento, custodiado por varias decenas de reclutas y voluntarios; mientras la gente hace vida normal.

Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana
Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana
Sara Gómez Armas

"El pueblo bielorruso no quiere luchar contra nosotros, pero otra cosa es lo que quieren Putin y Lukashenko. Son criminales acostumbrados a matar a disidentes y pegar a manifestantes", asegura uno de esos uniformados, Alexander Jarkivski, de 52 años, un cabecilla del grupo Aidar, una milicia de voluntarios que nació en 2014 para luchar del lado de Ucrania en el Donbás.

El enemigo cerca

Aunque los bombardeos rusos no han llegado a este punto de la región de Volynia, saben que su amenaza más directa es Bielorrusia, donde hay tanques y aviones rusos apostados, y su suelo ha servido de lanzadera de misiles hacia Ucrania, los últimos ayer mismo.

La entrada de sus tropas sería solo un paso más en su implicación en esta guerra, asentada en la alianza entre su presidente, Alexander Lukashenko, y el mandatario ruso, Vladimir Putin.

"Tenemos cincuenta furgones cargados de armamento antitanque repartidos en las tres carreteras por las que se puede acceder a Kovel desde Bielorrusia", cuenta mientras enseña los lanzamisiles RPG7 y los fusiles AK-47 con los que aspiran a frenar una eventual entrada de efectivos.

Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana
Misiles y barricadas para frenar a Bielorrusia en la frontera ucraniana
Sara Gómez Armas

También saca dos granadas de la guantera, las besa y dice entre risas: "Una para Putin y otra para Lukashenko".

La unidad de la que está a cargo Jarkivski, formada por medio centenar de voluntarios con experiencia militar, está de rotación estos días en Kovel, después de haber combatido en Kiev y doblegado el avance del Ejército ruso hacia la capital.

"Nuestra fuerza es la valentía, junto con las armas occidentales. Esas son las claves de la resistencia ucraniana", apunta Jarkivski, jugador de póquer profesional que reclama a los "amigos de Ucrania" el envío de más armamento.

Cruce de caminos

Convencido de que "la frontera está bien defendida", el alcalde de Kovel, Igor Chaika, trabaja para mantener la normalidad en esta ciudad de unos 70.000 habitantes, convertida en lugar de paso de más de 15.000 ucranianos que han huido de las bombas en su camino hacia Europa. Unos 3.000 se han quedado.

"Bielorrusia ha cedido su territorio a Putin para atacarnos. No hay dudas de que es un enemigo", afirma desde su despacho el alcalde, quien cree que el pueblo bielorruso no es hostil con Ucrania, aunque puede convertirse en "moneda de cambio en el juego de dos dictadores".

Kovel es un importante nexo ferroviario que conecta directamente Ucrania con Polonia -es la única estación con el ancho de vía adaptado al europeo-, y antes de la guerra también con Bielorrusia. Por ello, es un lugar clave para la entrada por tren de la ayuda humanitaria europea y su posterior distribución a las zonas en la línea de fuego, a donde también envían refuerzos militares por ferrocarril.

Debido a su importancia estratégica, el alcalde opina que un ataque bielorruso "orquestado por Rusia" buscaría cortar esas líneas de suministro hacia Kiev, al margen de reivindicaciones territoriales "sin justificación histórica" en la región de Volynia, cuna del nacionalismo ucraniano donde nació el Ejército Insurgente Ucraniano, una guerrilla que peleó por la independencia de la extinta Unión Soviética en los años cuarenta.

La volynia rural

La herencia soviética es palpable en la arquitectura urbana de Kovel, aunque el camino hacia la frontera -trufado de puestos militares y barricadas- se define por su paisaje rural, con campos de trigo, casas bajas con empinados tejados a dos aguas, bosques y lagos.

A escasos 30 kilómetros de la linde, en el pueblo de Smiden no se siente la guerra más allá de sus calles desiertas, pero sus 1.800 habitantes no bajan la guardia. "Nos preocupa que entre Bielorrusia, estamos muy cerca. Esta es una guerra sin reglas ni leyes", relata Julia, profesora de literatura.

"Tengo miedo y preocupación. Se habla mucho de una posible invasión de Bielorrusia y estamos muy cerca", apunta Viktor Panasuk, un jubilado de 61 años que lamenta el impacto económico que la guerra ya está teniendo, como la subida de los precios de los productos agrícolas o la imposibilidad de que muchos vecinos del pueblo trabajen en Polonia, un ir y venir muy común en toda Volynia.

Vitaly, de 32 años, también ha perdido su empleo por culpa de la guerra, como albañil en Kiev, aunque le preocupa más el riesgo de una invasión. "Qué podemos esperar de Lukashenko. Él siempre es un peligro", sentencia. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión