Internacional
Suscríbete

Líderes de todo el mundo recuerdan a Desmond Tutu tras su muerte

Biden ha destacado la "valentía" y "claridad moral" del hito de la lucha contra el Apartheid. El funeral se oficiará el 1 de enero en Ciudad del Cabo.

Una pareja recuerda a Desmond Tutu en Ciudad del Cabo
Una pareja recuerda a Desmond Tutu en Ciudad del Cabo
MIKE HUTCHINGS

Figuras destacadas de todo el mundo han recordado al arzobispo emérito Desmond Tutu, icono de la lucha contra el Apartheid y premio Nobel de la Paz, fallecido este domingo a los 90 años de edad.

Uno de los primeros líderes internacionales en reaccionar a la muerte de Tutu ha sido el primer ministro británico, Boris Johnson, quien se ha declarado "profundamente entristecido" por el fallecimiento de un hombre que ha descrito como "figura crítica" en la derrota del apartheid y la construcción de una nueva Sudáfrica. "Será recordado por su liderazgo espiritual y su incontenible buen humor", escribió Johnson en su cuenta de Twitter.

Para el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, "la muerte del arzobispo emérito Desmond Tutu es un nuevo capítulo de dolor en el adis de nuestra nación a una generación de destacados sudafricanos que nos han legado una Sudáfrica liberada".

"Desmond Tutu fue un patriota sin igual. Un líder de principios y pragmatismo que dio sentido a la frase bíblica de que la fe sin obras está muerta", ha añadido.

Desde el Vaticano, ha llegado un telegrama de condolencias. "Su Santidad el Papa Francisco ha conocido con pesar la muerte del arzobispo Desmond Tutu (...), consciente de su servicio a la palabra de Dios fomentando la igualdad racial y la reconciliación en Sudáfrica", ha apuntado.

Por su parte, el expresidente estadounidense Barack Obama ha destacado a Tutu como "mentor, amigo y brújula moral" para él "y para tantos otros". "Un espíritu universal" que "luchó por la liberación y la justicia de su propio país, pero que estaba preocupado por las injusticias en cualquier lugar". "Jamás perdió su pícaro sentido del humor y la voluntad de encontrar la humanidad de sus adversarios", ha señalado Obama.

El actual mandatario estadounidense, Joe Biden, ha destacado su "valentía" y "claridad moral" que "inspiraron nuestro compromiso para cambiar la política de Estados Unidos hacia el régimen represor del Apartheid".

Además, ha destacado "el poder de su mensaje de justicia, igualdad, verdad y reconciliación frente al racismo y el extremismo". "Su legado trasciende fronteras y su eco se escuchará a través de las eras", ha remachado la Casa Blanca en un mensaje oficial.

Para la reina de Inglaterra, Tutu fue un "campeón incansable de los Derechos Humanos en Sudáfrica y todo el mundo". "La pérdida del arzobispo Tutu se sentirá en Sudáfrica, y también por mucha gente de Gran Bretaña, Irlanda del Norte y de toda la Commonwealth", ha reseñado Isabel II.

Un portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Wasel Abu Yusef, ha destacado que fue "uno de los mayores apoyos de la causa palestina". "Siempre defendió los derechos de los palestinos a obtener su libertad y rechazó la ocupación y el apartheid israelí", ha resaltado.

Por su parte, el canciller de Alemania, Olaf Scholz, ha señalado que "su lucha contra el apartheid y su compromiso con los Derechos Humanos, la igualdad y la reconciliación serán siempre recordados y honrados" y ha agregado que el Premio Nobel de la Paz, fue "ejemplar" en sus esfuerzos por defender los Derechos Humanos.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha recordado a Tutu en su cuenta de Twitter: "La esperanza es poder ver que hay luz a pesar de toda la oscuridad" dijo Desmond Tutu, quien honró con su vida el Nobel de la Paz. Cuba comparte el dolor universal por su partida".

También ha habido un recuerdo para Tutu desde la ONU y sus distintas agencias. "Era una figura global de gran altura, por la paz, y una inspiración para varias generaciones de todo el mundo", ha afirmado el secretario general de la ONU, António Guterres. Tutu era un "faro luminoso de justicia social, libertad y resistencia no violenta", ha añadido. 

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ha recordado a Tutu como "un profeta y sacerdote, un hombre de palabra y acción, uno que encarnó la esperanza y la alegría que fueron los cimientos de su vida".

"Incluso en nuestro profundo dolor damos gracias por una vida tan bien vivida. Que descanse en paz y se levante en gloria", ha manifestado.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha declarado el fallecimiento de Tutu como "un gran golpe no solo para la República de Sudáfrica, donde deja enormes huellas como héroe contra el Apartheid, sino para todo el continente africano, donde es profundamente respetado y celebrado como pacificador".

"El arzobispo Tutu inspiró a una generación de líderes africanos que abrazaron sus enfoques no violentos en la lucha por la liberación", ha manifestado.

La Embajada de Estados Unidos en Sudáfrica ha expresado sus condolencias y se ha unido "a Sudáfrica y la comunidad global para honrar a un hombre que pasó su vida sin miedo diciendo las verdades al poder".

"Desde su labor contra el Aapartheid en Sudáfrica, hasta su defensa de la democracia, la libertad y los derechos humanos, y la defensa de quienes aún viven bajo el flagelo de la homofobia, el racismo o la xenofobia, el arzobispo Tutu fue la conciencia de su generación. Le echaremos mucho de menos", ha manifestado la misión diplomática en su cuenta de Twitter. 

Funeral

El funeral del arzobispo emérito sudafricano se oficiará el próximo 1 de enero en Ciudad del Cabo (suroeste de Sudáfrica), según informó su fundación.

"Los preparativos para una semana de luto aún están en ciernes", señaló la fundación a última hora del domingo en un comunicado.

Los detalles del funeral y los actos conmemorativos se darán a conocer en los próximos días.

Galardonado con el Nobel de la Paz en 1984 por su lucha contra la brutal opresión del "apartheid", a Tutu se le considera una de las figuras clave de la historia contemporánea sudafricana.

Su trayectoria ha estado marcada por una constante defensa de los derechos humanos, algo que le llevó a desmarcarse en numerosas ocasiones de la jerarquía eclesiástica para defender abiertamente posiciones como los derechos de los homosexuales o la eutanasia.

En los últimos años se había mantenido alejado de la vida pública debido a su avanzada edad y a los problemas de salud que arrastraba desde hacía años, incluido un cáncer de próstata.

Su última aparición pública fue en unas breves imágenes en vídeo emitidas el día de su 90 cumpleaños (el pasado 7 de octubre), un aniversario que su fundación celebró con una conferencia virtual en la que participaron, entre otros, el máximo líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, la activista mozambiqueña y viuda de Nelson Mandela, Graça Machel, o la expresidenta irlandesa Mary Robinson. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión