Internacional
Suscríbete

La coalición conservadora en el poder gana las elecciones de Japón

El Partido Liberal Democrático se ha alzado con la victoria junto a sus socios budistas del Komeito.

Fumio Kishida y Taro Kono
Fumio Kishida y Taro Kono
Reuters

Ni el rechazo al Gobierno por la gestión contra el coronavirus ni los casi diez años que lleva en el poder pueden con el Partido Liberal Democrático (PLD) de Japón, que se ha alzado con la victoria junto a sus socios budistas del Komeito en las elecciones a la Cámara Baja del Parlamento.

Tres horas y media después del cierre de los colegios a las ocho de la tarde, el recuento ya le daba a la coalición gobernante los 233 escaños que le aseguraban la mayoría, según la agencia Kyodo. Con el escrutinio aún sin concluir durante la madrugada, el PLD y el Komeito contaban ya con más de 260 diputados, lo que les permite controlar todos los comités parlamentarios. Mientras la coalición gobernante se acercaba a los 305 escaños que tenía en la anterior legislatura, el bloque opositor aumentaba ligeramente sus 156 diputados. Para el primer ministro, Fumio Kishida, no perder demasiados asientos es vital con el fin de tener más autonomía y llevar a cabo su programa más cómodamente.

Elegido hace un mes por votación interna de su partido tras la dimisión de Yoshihide Suga, Kishida ha prometido un "nuevo capitalismo" que redistribuya mejor la riqueza para atajar las crecientes desigualdades económicas en la tercera economía del mundo. Para acabar con dichas disparidades, ha anunciado su intención de aumentar las ayudas sociales para los más vulnerables y desprotegidos. Pero no está claro que pueda aumentar los impuestos al gran capital porque eso espantaría las inversiones. Además, ha prometido una lluvia de «decenas de miles de millones» para reactivar la economía, que este año y el próximo crecerá en torno al 2,5% si la pandemia no obliga a imponer nuevas restricciones.

Haciendo frente a las críticas por la gestión del coronavirus, que se hicieron notables en el rechazo este verano a los Juegos Olímpicos de Tokio y acabaron forzando la renuncia de Suga, Kishida también se ha comprometido a aumentar el número de camas en los hospitales en previsión de una sexta ola. Dentro de sus paquetes de estímulo económico, el nuevo Gobierno destinará una partida para los negocios y comerciantes más castigados por la covid-19.

Ayudas por hijos menores

Entre las medidas sociales, sus socios del Komeito proponen un pago único de 100.000 yenes (760 euros) por cada hijo menor de 18 años. Coincidían en esta idea con la principal fuerza de la oposición, el Partido Constitucional Democrático de Japón (PCDJ), que ofrecía 120.000 yenes anuales (910 euros) a las familias más pobres.

Encabezado por el progresista Yukio Edano, el PCDJ tenía antes 110 diputados y concurría a estos comicios junto a otros cuatro grupos, entre ellos el Partido Comunista. Su derrota ya se veía venir porque, salvo sus dos breves intervalos en el poder en los 90 y entre 2010 y 2012, Japón lleva desde el final de la II Guerra Mundial regido por los conservadores del PLD.

En el plano medioambiental, la coalición gobernante pretende lograr la neutralidad de emisiones de carbono en 2050 reactivando las centrales nucleares y aumentando las energías renovables. Para hacer frente a las amenazas y el auge de China, que le disputa las islas Senkaku (Diaoyu), el PLD quiere doblar el presupuesto militar del 1 al 2% del PIB, alcanzando así los 86.500 millones de euros. Un incremento que el Komeito no ve con buenos ojos por su pacifismo budista y sus buenas relaciones con Pekín, lo que podría generar tensiones junto a la reforma de la Constitución para relanzar a las Fuerzas de Autodefensa como un auténtico Ejército.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión