Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

internacional

Al menos 14 muertos por las inundaciones en Bélgica

Las lluvias torrenciales dejaron al menos 14 muertos en Bélgica, además de grandes destrozos, especialmente en la región sur de Valonia, cuyo gobierno va a declarar el estado de desastre natural, al igual que han hecho en los vecinos Luxemburgo y Países Bajos.

Flooding in Belgium
Flooding in Belgium
STEPHANIE LECOCQ

Las lluvias torrenciales dejaron al menos 14 muertos en Bélgica, además de grandes destrozos, especialmente en la región sur de Valonia, cuyo gobierno va a declarar el estado de desastre natural, al igual que han hecho en los vecinos Luxemburgo y Países Bajos.

El número de víctimas sigue aumentando tras las fuertes lluvias caídas desde el miércoles en Valonia, con una situación especialmente dramática en la provincia de Lieja, donde esta mañana se encontraron tres cuerpos sin vida en el municipio de Trooz, según el alcalde Fabien Beltran.

En Trooz, la primera víctima se encontraba en un campo a la entrada del pueblo, mientras que los cuerpos de las otras dos personas fueron descubiertos dentro de sus casas por los servicios de emergencia.

"Han desaparecido carreteras y autopistas enteras debido a la subida de las aguas y estamos intentando hacer lo que podemos, aunque nos falta material. Lo que sí es cierto es que tardaremos meses y años en recuperarnos", dijo Beltrán.

Además de las últimas tres víctimas mortales contabilizadas esta mañana en Trooz, se hallaron una en Eupen, una en Aywaille, una en Philippeville, dos en Chaudfontaine, cinco en Verviers y una en Pepinster.

Carreteras cortadas, tráfico ferroviario suspendido, miles de hogares sin luz eléctrica y algunos incluso sin agua potable es el panorama con el que han amanecido este viernes esas y muchas otras localidades del sur del país, siendo la provincia de Lieja una de la más afectadas por las inundaciones.

"Impotencia", "caos", "diluvio mortal", "Valonia devastada" o "Bélgica golpeada" son algunos de los titulares de la prensa de hoy, que coinciden en los daños incalculables causados por el inusual temporal, especialmente debido a las crecidas y desbordamientos de varios ríos, cuyos caudales tienden a estabilizarse.

Según una actualización del estado de los cauces en Valonia realizada a primera hora de esta mañana por la dirección general operativa de las vías navegables valonas, la tendencia es a la baja o a la estabilización de varios ríos que han alcanzado niveles de crecida sin precedentes en esta región francófona.

Aunque en las provincias de Hainaut y Brabante Valón, los niveles siguen subiendo en el Sena y sus afluentes y se espera que alcancen su máximo durante esta mañana.

En la provincia de Lieja, una de las más azotadas, el nivel de las aguas, que seguía subiendo durante la noche en el Mehaigne y sus afluentes, cerca de Burdinne, Huy y Wanze, se está estabilizando en general y se espera que baje gradualmente en las próximas horas.

La misma tendencia siguen los caudales del Vesdre, del Amblève y de sus afluentes, que han dejado seriamente inundados los municipios de Eupen, Pepinster, Theux, Verviers y Aywaille, entre otros.

En el Ourthe, en las provincias de Lieja y Luxemburgo, también se confirma el descenso progresivo de sus afluentes que han causado graves inundaciones en sus poblaciones ribereñas, especialmente en Chaudfontaine, que ayer visitaron los monarcas belgas.

Más al sur, en la provincia de Luxemburgo, en la frontera con el país vecino del mismo nombre se alcanzaron los caudales máximos en la cuenca del Chiers y la tendencia es a disminuir lentamente.

No obstante, y a pesar de las previsiones más optimistas, la mayor parte del territorio valón sigue bajo alerta de inundación.

En el vecino Luxemburgo, donde en algunas zonas se llegaron a registrar hasta 100 litros de lluvia por metro cúbico, el gobierno de Xavier Bettel declaró en la tarde de ayer el estado de desastre natural por la "dramática situación" que vive el país, en el que por ahora no hay que deplorar víctimas mortales.

También el gobierno neerlandés de Mark Rutte declaró en la noche del jueves el estado de catástrofe natural en la provincia de Limburgo, limítrofe con Alemania, donde se registran los mayores daños y víctimas mortales de las tormentas que afectan al norte de Europa, con al menos 80 muertos y 1.300 desaparecidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión