Internacional
Suscríbete por 1€

internacional

La producción de cocaína en Colombia y Perú batió récords en 2020, según EE. UU.

El primero revisará con la ONU y Washington la disparidad en cifras sobre cultivos ilícitos y defiende que "la lucha contra las drogas" sigue siendo un "enorme desafío".

En relación con la producción potencial de cocaína, el estudio calculó un aumento del 34 % al pasar de 646 toneladas en 2015 a 866 en 2016.
Hoja de coca.
Wikipedia

El cultivo de hojas de coca y la producción de cocaína alcanzó cifras récord durante 2020 en Colombia y Perú, y rozó también sus máximos históricos en Bolivia, según estimaciones publicadas este viernes por el Gobierno de Estados Unidos. La Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, en inglés) citó la violencia en las zonas rurales y las restricciones impuestas por el coronavirus como los principales motivos que han impedido a las autoridades controlar el repunte de los cultivos.

En Colombia, la producción potencial de cocaína superó por primera vez el millar de toneladas, con una estimación récord de 1.010 toneladas frente a las 936 del año anterior. También crecieron los cultivos hasta sumar una extensión de 245.000 hectáreas, lo que supone un aumento de más del 15 % respecto al 2019, cuando ya hubo un récord de 212.000.

EE.UU. recuerda en su informe que el Gobierno de Colombia erradicó "un récord" de 130.000 hectáreas e incautó 580 toneladas de cocaína durante 2020, aunque no fueron suficientes para evitar unos aumentos en producción impulsados por las dificultades económicas de la pandemia. "Estas tendencias muestran la necesidad de incrementar enfoques que combinen el desarrollo económico, una mayor presencia gubernamental, seguridad ciudadana, interdicción y erradicación en áreas rurales clave para reducir la producción de cocaína de manera sostenible y alcanzar la paz en áreas afectadas por conflictos", apuntó la ONDCP.

Sin medios de vida alternativos

Perú sufrió los mismos problemas, ya que "la pandemia supuso un obstáculo importante en los esfuerzos del Gobierno para proporcionar medios de vida alternativos a los excultivadores de coca", recuerda la oficina gubernamental. En 2020, las plantaciones de coca en Perú alcanzaron una extensión récord de 88.200 hectáreas, según ONDCP. En menos de 5 años, los cultivos de la planta se han duplicado en el país, ya que en 2016 su extensión no llegaba a las 44.000 hectáreas. La producción potencial de cocaína en Perú se estimó en 810 toneladas.

Por su parte, en Bolivia la producción potencial aumentó ligeramente hasta las 312 toneladas (frente a las 301 del año anterior), a pesar de que las hectáreas cultivadas se redujeron desde hasta las 39.400 de 2020 (frente a las 42.180 de 2019). "Todos debemos hacer más para frenar el tráfico de drogas y promover políticas basadas en la evidencia", afirmó la directora de la ONDCP, Regina LaBelle, quien destacó que la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, está invirtiendo en "estrategias de salud pública" para prevenir el uso de drogas y la adicción.

Discrepancia con los datos

El Gobierno de Colombia aseguró este viernes que revisará con Naciones Unidas y con el Ejecutivo estadounidense la disparidad en las cifras que manejan ambos sobre cultivos ilícitos en el país andino y que demuestran que "la lucha contra las drogas" sigue siendo un "enorme desafío". La cifra del aumento de más del 15% respecto a 2019 contrasta con el presentado el pasado 9 de junio en Bogotá, que señala que en Colombia los cultivos de coca se redujeron en 2020 a 143.000 hectáreas, un 7% menos que el área sembrada en 2019.

"Dada esta disparidad en las cifras de la ONDCP y de la UNODC, los técnicos de ambos países y de las Naciones Unidas las revisarán para identificar aquellos criterios metodológicos necesarios para armonizar para el próximo ciclo de medición", señaló el Gobierno colombiano en un comunicado.

Igualmente, el ejecutivo recordó que los gobiernos de ambos países reafirmaron el miércoles pasado su compromiso en la lucha contra las drogas y reiteraron que problemas complejos como el narcotráfico "son una responsabilidad compartida que exige soluciones a largo plazo y una respuesta de política integral".

"Ahora tenemos una oportunidad de redoblar esfuerzos hacia nuestro objetivo común de poner fin a esta destructiva economía ilícita. Colombia y Estados Unidos reconocen que problemas complejos como el narcotráfico requieren soluciones a largo plazo y una respuesta de política integral", agregó hoy el Gobierno.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión