Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

internacional

La junta birmana suspende a casi 1.700 trabajadores del sector educativo

Apoyan al movimiento de desobediencia civil contra el golpe de Estado en ese país.

Protest against Myanmar military coup, in Mandalay
Protesta contra la junta millitar birmana, este sábado en la ciudad de Mandalay.
STRINGER

La junta militar birmana ha suspendido a 1.683 profesores y otros trabajadores del sector educativo en huelga para apoyar al movimiento de desobediencia civil contra el golpe de Estado del pasado 1 de febrero.

Los empleados suspendidos incluyen a 392 de la Universidad de Artes y Ciencias de Mandalay, 339 de la Universidad de Rangún, 149 de la Universidad de Lenguas Extranjeras de Mandalay y 60 de la Universidad Tecnológica de Myitkyina, entre otros, informó hoy el medio Irrawaddy.

Profesores y trabajadores de otros sectores se han unido al movimiento de desobediencia civil iniciado por los sanitarios contra los militares que el pasado febrero acabaron con diez años de periodo democrático en Birmania (Myanmar).

"Pase lo que pase, continuaremos participando en el movimiento de desobediencia civil hasta el final. Tenemos que resistir porque no podemos dejar a nuestras generaciones futuras bajo un régimen militar", dijo un profesor de la Universidad de Rangún en huelga que ha sido acusado de incitación por la junta.

Además de las huelgas, los birmanos han respondido con protestas diarias al levantamiento encabezado por el general Min Aung Hlaing contra el gobierno de Aung San Suu Kyi, quien se encuentra detenida bajo diversas acusaciones, incluida la de traición.

En la violenta represión de las manifestaciones, los uniformados han matado a por lo menos 774 civiles, incluidos más de 40 menores, y mantiene detenidas a más de 3.700 personas, mientras que más de 1.400 se encuentran en busca y captura.

Los militares justifican el golpe de Estado por un supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre, en las que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hizo en 2015, con el aval de los observadores internacionales.

Suu Kyi, que ya pasó un total de 15 años bajo arresto domiciliario bajo la anterior junta militar (1988-2011), gobernó con muchas limitaciones, ya que los militares tenían amplios poderes, al ocupar el 25 por ciento del Parlamento y los ministerios de Defensa, Interior y Fronteras. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión