Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

coronavirus

Italia piensa en el toque de queda para locales y limitar número en reuniones

El Gobierno italiano prevé con un nuevo decreto, después de obligar a llevar mascarillas en todo momento, un posible toque de queda para los restaurantes y locales.

Jóvenes acceden a una discoteca con mascarilla el 15 de agosto en Roma.
Jóvenes acceden a una discoteca con mascarilla el 15 de agosto en Roma.
CLAUDIO PERI/Efe

El Gobierno italiano prevé con un nuevo decreto, después de obligar a llevar mascarillas en todo momento, un posible toque de queda para los restaurantes y locales, así como reducir el número de personas que pueden asistir a fiestas privadas, según publican hoy los medios de comunicación.

También se aplicarán medidas restrictivas para sólo algunas zonas, como ya se ha hecho, por ejemplo, desde este jueves en la provincia de Latina, cerca de Roma.

El asesor del ministerio de Sanidad italiano para las cuestiones relativas a la pandemia, Walter Ricciardi, confirmó que se está pensando en nuevas medidas anticontagios ante el aumento de los casos en las últimas semanas, que han superado los 4.000 diarios, en declaraciones al canal televisivo Skytg24.

El repunte de los positivos, que registró 4.458 contagios en las últimas 24 horas (frente a los casi 3.700 del miércoles) y el mayor número desde el 11 de abril, no es lo que preocupa al ministerio de Sanidad.

El ministerio tiene sobre todo bajo observación el estado de los hospitales con hasta ahora 3.925 ingresados por coronavirus, pero sobre todo han crecido a 358 los pacientes en las unidades de cuidados intensivos.

Por el momento, estos datos son manejables, muy lejos de los 5.000 a los que se llegó durante el momento más duro del inicio de la pandemia.

Pues actualmente, Italia cuenta con 9.300 plazas en las UCI y que pueden llegar hasta las 11.000 con la transformación de la mitad de las salas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión