Despliega el menú
Internacional

unión europea

Francia quiere contribuciones obligatorias en el pacto migratorio europeo

El Gobierno francés subraya que "cada Estado miembro debe asumir su parte del esfuerzo común, sea a través de relocalizaciones o excepcionalmente con otros tipos de contribución obligatoria".

Emmanuel Macron el pasado 28 de agosto en Villeneuve-la-Garenne, cerca de París
Emmanuel Macron el pasado 28 de agosto en Villeneuve-la-Garenne, cerca de París
CHRISTIAN HARTMANN/Reuters

 Francia quiere que las contribuciones de los Estados de la Unión Europea (UE) en la acogida de migrantes sea obligatoria en el nuevo pacto que se va a negociar para reforzar los llamados "mecanismos de solidaridad" con los países de entrada.

En un comunicado publicado este jueves en reacción a la propuesta de la Comisión Europea presentada el miércoles, el Gobierno francés subraya que "cada Estado miembro debe asumir su parte del esfuerzo común, sea a través de relocalizaciones o excepcionalmente con otros tipos de contribución obligatoria".

Los tres miembros del Ejecutivo que suscriben el comunicado, encabezados por el ministro del Interior, Gérald Darmanin, insisten en que Francia siempre ha ayudado a los países de entrada de migrantes, y aluden así a los mecanismos de reparto que se establecieron con personas llegadas a las costas de Malta, Italia y Grecia.

Tras saludar la propuesta de Bruselas, ponen el acento en que hay que llevar a cabo una reforma "en profundidad" para sacar las lecciones de la situación migratoria que se vive en Europa desde la crisis de 2015, y para establecer "un justo equilibrio entre responsabilidad y solidaridad".

Eso significa que, de una parte, hay que "reforzar firmemente los controles en las fronteras exteriores de la UE para atajar la inmigración ilegal" y ofrecer un mejor tratamiento de las demandas de aquellos que sean "elegibles" para el estatuto de refugiado.

Para París, también hay que "prevenir los movimientos secundarios", es decir, las dobles demandas de ese estatuto de refugiado porque como consecuencia de eso desde 2015 se han duplicado las demandas que ha recibido.

Darmanin indicó el miércoles que Francia quiere que una persona pueda formalizar una demanda para un Estado de su elección, pero que mientras se tramita tenga que permanecer en el país por el que ha entrado en la UE.

En el comunicado, Darmanin y los dos secretarios de Estado que también lo firman, Marlène Schiappa y Clément Beaune, sostienen que es necesaria "la definición de reglas más claras y más exigentes en materia de responsabilidad del tratamiento de las demandas".

"Esta clarificación de las reglas debe acompañarse de un reforzamiento de los mecanismos de solidaridad", añaden.

Por último, los tres miembros del Gobierno francés consideran que la UE debe mantener "un diálogo más exigente" con los países de origen y de tránsito de los migrantes y que esa cuestión debe formar parte de la estrategia europea de cooperación.

Se trata de ayudar a reforzar la estabilidad política y económica en esos países y luchar contra las redes criminales que sacan provecho de la inmigración irregular. 

Etiquetas
Comentarios