Despliega el menú
Internacional

internacional

Acaba la primera fase de labores de rescate en Beirut sin hallar supervivientes

El último recuento oficial de víctimas de la explosión en el puerto de la capital de Líbano es de 158 muertos y unos 6.000 heridos.

Imagen de la destrucción de edificios provocada por las explosiones este domingo en Beirut.
Imagen de la destrucción de edificios provocada por las explosiones este domingo en Beirut.
EP

La primera fase de las labores de búsqueda y rescate tras la explosión del puerto de Beirut del martes pasado ha concluido sin hallar supervivientes y a partir de ahora es menos probable encontrarlos, según ha informado este domingo el jefe del batallón de ingeniería del Ejército libanés, Rojeh Khoury.

El militar explicó, en rueda de prensa, que después de tres días de búsqueda "la esperanza de encontrar a personas con vida ha disminuido", pero que continúan los trabajos para recuperar los cadáveres de debajo de los escombros.

"Los equipos que estaban buscando a gente con vida consideran que su trabajo ha terminado", ha señalado Khoury.

Asimismo, ha detallado que los grupos de rescate de Holanda, Chipre, Polonia, Alemania, Grecia, República Checa y Catar no encontraron supervivientes en las zonas que les habían sido asignadas.

24 horas de trabajo

Algunos de estos equipos se han retirado al no hallar personas con vida, ha agregado Khoury, mientras que los turcos, franceses y rusos siguen apoyando a los libaneses en la zona más afectada para buscar cadáveres.

Esos equipos "están en alerta y trabajan veinticuatro horas al día" en la que denominó como "zona roja" de la explosión.

Por su parte, el jefe del contingente español de operaciones Gerccma método Arcón, Jaime Parejo, confirmó que el Ejército libanés les comunicó este domingo que se "suspendían las operaciones de búsqueda y detección" de supervivientes.

El bombero español está a cargo de un equipo de otros cuatro miembros de ese cuerpo, con cuatro perros, que empezaron a trabajar este sábado en la "zona cero" y en la periferia, después de haber llegado al Líbano el viernes.

Parejo consideró "culminada" la primera parte de la misión, en la que no han tenido que rescatar a ninguna persona de debajo de los escombros.

El último recuento oficial de víctimas de la explosión es de 158 muertos y unos 6.000 heridos.

La deflagración se originó en un almacén del puerto donde se encontraban casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio desde 2014 sin las debidas medidas de seguridad, según han admitido las autoridades, aunque todavía se desconoce qué provocó su detonación.

Etiquetas
Comentarios