Despliega el menú
Internacional

Trump amenaza con movilizar al Ejército para frenar el "terror" en las calles

El presidente de EE. UU. salió este lunes de la Casa Blanca y cruzó la plaza donde se han congregado los últimos días decenas de manifestantes que fueron desalojados por la policía con gases lacrimógenos.

Trump salió de la Casa Blanca pese a las protestas en las inmedicaciones
Trump salió de la Casa Blanca pese a las protestas en las inmedicaciones
TOM BRENNER

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este lunes que ha recomendado "encarecidamente" a los gobernadores de los estados desplegar a la Guardia Nacional "en cantidades suficientes" para detener las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd y ha avisado de que, si se niegan, movilizará al Ejército estadounidense a este respecto.

"Desplegaré al Ejército de Estados Unidos y rápidamente resolveré el problema por ellos", ha indicado Trump durante un comunicado pronunciado desde la Casa Blanca en el que ha hecho hincapié en "parar la violencia y restablecer la seguridad y protección en Estados Unidos" con una "presencia abrumadora" de efectivos.

El presidente ha clarificado que movilizará militares invocando la ley 1807 y en que los recursos federales han de destinarse a detener los disturbios y los saqueos. Además, ha asegurado que aquellos que "amenacen vidas inocentes y propiedad privada serán arrestados, detenidos y procesados". "Quiero que los organizadores de este terror sepan que se enfrentarán a severas sanciones penales y largas condenas en la cárcel", ha avisado, según ha informado la cadena de televisión CNN.

Trump, que ha afirmado que su Administración está "totalmente comprometida" a hacer justicia por la muerte de Floyd, ha criticado que, a su juicio, los disturbios y los saqueos dañan ese objetivo.

"Todos lo estadounidenses se rebelaron con razón por la brutal muerte de George Floyd", ha dicho. "Mi Administración está totalmente comprometida con su familia, se hará justicia. No habrá muerto en vano", ha continuado.

"Pero no podemos permitir que los gritos justos de los manifestantes sean ahogados por una multitud enojada. Las víctimas más grandes de los disturbios son ciudadanos amantes de la paz en nuestras comunidades pobres. Y como presidente, lucharé para mantenerlos a salvo", ha añadido, reivindicándose como "el presidente de la ley y el orden" y "un aliado de todos los manifestantes pacíficos".

Salida de la Casa Blanca

El presidente de EE.UU. salió este lunes de la Casa Blanca y cruzó la plaza donde se han congregado los últimos tres días decenas de manifestantes que han sido desalojados por la policía con gases lacrimógenos minutos antes del comienzo del toque de queda en Washington DC, a las 19.00 hora local (23.00 hora GMT).

Trump salió a la Lafayette Square, el parque que hay frente a la Casa Blanca, por donde caminó y se dirigió a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes de EE.UU. desde el siglo XIX.

Trump posó para las cámaras con una Biblia en la mano frente a las ventanas tapiadas de la iglesia, cuyo sótano fue uno de los lugares donde algunos manifestantes prendieron fuego durante las protestas del domingo, aunque el fuego no provocó daños.

El incendio se declaró en medio de los desórdenes que sacudieron la capital estadounidense durante las manifestaciones convocadas por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd tras ser arrestado con brutalidad por un policía blanco el pasado lunes en Mineápolis (Minesota, EE.UU) que ya fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente.

Pese a haber sido dispersados de la zona por donde paseó el presidente, los manifestantes todavía continuaban en las inmediaciones gritando consignas, aunque sin poder acceder al área de Lafayette Square.

Hasta el momento en que las fuerzas policiales lanzaron los gases lacrimógenos, la concentración había transcurrido de manera pacífica, aunque algún manifestante había arrojado alguna que otra botella de agua a las fuerzas de seguridad allí desplegadas, según constató Efe.

La detención de Floyd fue grabada por transeúntes con las cámaras de sus teléfonos móviles, que captaron cómo el agente Derek Chauvin le inmovilizaba en el suelo presionando su rodilla contra el cuello de la víctima durante casi nueve minutos hasta que se asfixió.

Durante los tres últimos días, las proximidades de la Casa Blanca han sido escenarios de altercados entre los manifestantes y las fuerzas del orden, al calor de las protestas que han estallado en todo el país por el asesinato de Floyd. 

Etiquetas
Comentarios