Despliega el menú
Internacional

Reino Unido impone una cuarentena estricta a los viajeros que entren a partir del 8 de junio

Obligará a guardar 14 días de aislamiento absoluto que verificará la Policía, bajo la amenaza de fuertes multas.

llegada pasajeros aeropuerto Barcelona
Un hombre completamente cubierto en el Aeropuerto de Barcelona
Alejandro Garcia

Los viajeros procedentes de países extranjeros que lleguen a un puesto fronterizo de Reino Unido a partir del 8 de junio tendrán que haber cumplimentado un formulario digital que incluirá los datos para contactarlos, y también la dirección del lugar en el que pasarán 14 días obligatorios de cuarentena. La medida, anunciada por la ministra de Interior, Priti Patel, se revisará cada tres semanas.

Las excepciones a la norma incluyen a los transportistas de productos alimenticios o bienes, personal médico que llega para implicarse en la represión de la pandemia, trabajadores de la cosecha de frutas. Son excluidos también del requerimiento de permanecer en cuarentena los procedentes de Irlanda, que disfruta de un área común de viaje con Reino Unido, y policías y aduaneros franceses que operan en la frontera común a ambos lados del canal de la Mancha.

Los pasajeros deberían trasladarse del puerto o aeropuerto a su lugar de cuarentena en un automóvil personal, cuando sea posible, y han de permanecer en total aislamiento, sin salir de su residencia salvo por causa de fuerza mayor, que no incluye la compra de alimentos, y tampoco deben recibir visitas. Tras los 14 días, pueden salir cumpliendo las normas de aislamiento físico vigentes.

Grave daño al turismo

La ministra Patel expresó este viernes su convencimiento de que la inmensa mayoría cumplirá las reglas, pero se ha establecido un sistema de multas: de 112 euros por no rellenar el formulario, de 1.120 y posible procesamiento para una sanción más alta por incumplir la cuarentena. En casos excepcionales, se ofrecerá hospedaje a un viajero que no lo tenga, que tendrá que pagar su coste. En todo caso, se prohibirá la entrada en Reino Unido a viajeros indisciplinados que no sean británicos o residentes.

El tráfico aéreo actual es un 99% menor que el del año pasado por estas fechas, dijo la ministra, pero el daño a la aviación y al turismo británico, así como al de países receptores como España, no se reducirá pronto si los ciudadanos de Reino Unido prestan atención a Patel. Ella afirmó que su "consejo" es que no se reserven aún vacaciones y recordó el del Ministerio de Exteriores para que se limiten los viajes a aquellos que sean "esenciales".

Y es que el jefe de asesoramiento científico al Gobierno, sir Patrick Vallance, no ofreció la perspectiva de una relajación cuando llegue la revisión de estas medidas, al final de junio, al enfriar la posibilidad de que los test de Covid-19 o los de anticuerpos ofrezcan una salida. Los primeros, porque permitirían entrar en el país a personas que están incubando el virus y podrían dar negativo en el test. En cuanto a los segundos, las investigaciones han dado seguridad de que los pacientes crean anticuerpos, dijo después, pero no hay certeza sobre el nivel o extensión de la inmunidad que ofrecen.

Puentes aéreos

Entre las medidas correctoras de una decisión que puede dejar el movimiento de pasajeros en los niveles actuales, el Gobierno británico está hablando con otros sobre la posibilidad de crear 'puentes aéreos' entre aeropuertos de ambos países mediante un muto reconocimientos de los regímenes de control de la epidemia y en puertos y aeropuertos.

El director general de UK Border Force (Fuerza de Fronteras), Paul Lincoln, enumeró una serie de delitos descubiertos durante los meses de pandemia: contrabando de 700 kilos de cocaína, de 84 remesas de mascarillas falsas o deficientes, una ametralladora Kalashnikov. Sus miembros han detectado también intentos de entrada ilegal de 30.000 inmigrantes.

Cuando Boris Johnson anunció una posible cuarentena a viajeros que llegasen a través de aeropuertos, los comunicados sobre su conversación posterior con el presidente francés, Emmanuel Macron, se interpretaron como la creación de una zona especial entre ambos países. Acuerdan en realidad medidas recíprocas de control fronterizo, en lo que Patel ha descrito como un contacto continuo entre ministros de ambos Gobiernos. Sin embargo, Francia expresó este viernes su "lamento" por la decisión británica.

>> Más noticias sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios