Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Crece la incertidumbre sobre la salud del dictador norcoreano Kim Jong-un

Algunos medios creen que podría haber fallecido tras someterse a una operación cardíaca de urgencia, pero Pionyang mantiene silencio.

Kim Jong-un, a caballo
Kim Jong-un, a caballo
KCNA/REUTERS

La incertidumbre sobre la salud del líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, sobrevuela desde hace una semana por su repentina desaparición de los actos públicos del régimen de Pionyang, más teniendo en cuenta que sus movimientos públicos son seguidos al milímetro por la propaganda comunista. Durante la jornada de este sábado las dudas crecieron hasta el punto de que varios medios de comunicación informaron sobre su muerte, acaecida -según publicaron- tras estar varios días convaleciente de una urgente operación cardiovascular. Sin embargo, estes sábado por la noche no existía ninguna confirmación oficial del deceso desde la República Popular, el país más aislado y hermético del planeta.

Desde Japón, un informe del semanario 'Shukan Gendai' sostenía, por su parte, que el dictador se encuentra en "estado vegetativo". Al parecer, la fuente es un médico chino. De hecho, las alarmas se encendieron a primera hora de la mañana cuando desde Pekín se conoció que Xi Jinping había enviado el jueves hacia el país vecino un equipo de doctores para atender a Kim Jong-un. La delegación estaría encabezada por un alto cargo del Departamento de Enlace Internacional del Partido Comunista Chino, principal organismo en las relaciones de China con la cercana Corea del Norte.

Al líder norcoreano no se le ha visto desde que el pasado día 11 presidió una reunión del Partido de los Trabajadores, única formación política del Estado comunista. Las primeras sospechas nacieron cuando no se informó de que asistiera a un evento celebrado cuatro días más tarde para conmemorar el aniversario de su abuelo, Kim Il-sung, una fecha importante para la nación.

Esta inesperada ausencia de actos públicos generó muchos rumores en Corea del Sur y se especuló con que había sufrido un accidente coronario, aunque desde su Gobierno se negó en todo momento ese hipotético problema de salud. La teoría se alimentó aún más cuando Daily NK, una web de noticias con sede en Seúl, señaló a principios de esta semana que Kim se recuperaba tras haberse sometido a una intervención el día 12.

El portal citaba una fuente no identificada de Corea del Norte que relató que el Querido Líder estaba "de visita en el campo cuando se agarró el pecho y cayó al suelo". Informó, además, que un médico que estaba con él en ese momento le hizo la reanimación cardiopulmonar y lo acompañó al hospital.

La Casa Blanca se unió pronto a las teorías de la enfermedad al afirmar que sus servicios de inteligencia conocían desde hace tiempo que Kim tenía serias deficiencias orgánicas por tratarse de un gran fumador, su obesidad y los antecedentes familiares relacionados con problemas de corazón. Sin embargo, más tarde aclaró que no existía ninguna razón para concluir que el dictador estuviera gravemente enfermo. El jueves, el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también minimizó las informaciones. "Creo que la información es incorrecta", dijo a la prensa, si bien se negó a decir si se había puesto en contacto con las autoridades de Corea del Norte.

Maniobras militares

Para elevar la incertidumbre, el ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong Doo, alertó el viernes de que se había detectado un "inusual" aumento de la actividad aérea militar por parte de Corea del Norte, un dato que pronto algunos medios de comunicación vincularon con el posible fallecimiento de Kim Jong-un.

Indicó, asimismo, que las autoridades norcoreanas estarían realizando un mayor número de inspecciones sobre su capacidad militar y advirtió que se ha registrado un creciente número de operaciones por parte de su fuerza aérea, lo que podría suponer un incremento de la tensión en la región.

De cualquier manera, hay que recordar que no es la primera ocasión en la que Kim desaparece por un período de tiempo bastante prolongado. En 2014 una ausencia similar preocupó sobremanera a la mayoría de sus súbditos y, como en la actualidad, también disparó la curiosidad de los medios de comunicación internacionales y llenó la red de decenas de teorías. Reapareció un mes más tarde con una ligera cojera tras someterse a mediados de septiembre a una intervención de los tobillos.

Una sucesión espinosa

China es el principal aliado de Corea del Norte, aislada completamente al resto del mundo. Poco se sabe de lo que ocurre realmente dentro de sus fronteras. Pero la información sobre que Pekín haya enviado médicos a Pionyang recuerda cuando en 2008, Kim Jong-il, padre del actual líder, sufrió un derrame cerebral y fue atendido por doctores chinos. Tres años después, falleció de un ataque al corazón.

Ahora, ante los rumores, muchos se preguntan que pasaría en uno de los regímenes más herméticos del mundo si Kim Jong-un falleciera a sus 36 años. No tiene hijos mayores, por lo que el primer nombre para una supuesta sucesión es el de su hermana menor y una de sus principales asesoras, Kim Yo-jong, de la que no se conoce su edad real. Estudió en Suiza, como su hermano, y en 2014 fue nombrada vicedirectora del Departamento de Propaganda y Agitación del Partido de los Trabajadores. Hace un mes fue nombrada miembro suplente del Buró Político del Comité Central.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión