Despliega el menú
Internacional

El coronavirus llega a la residencia del Papa

Un alto funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano, que vive en la Domus Santa Marta, da positivo y obliga a extremar la precaución.

El Papa celebra su audiencia de los miércoles en 'streaming' desde su residencia en el Vaticano.
El Papa celebra su audiencia de los miércoles en 'streaming' desde su residencia en el Vaticano.
Reuters

El coronavirus ya circula por la Domus Santa Marta, la residencia dentro del Vaticano donde viven el papa Francisco y algunos de sus más estrechos colaboradores. Uno de ellos, un alto funcionario de la Secretaría de Estado, habría dado este miércoles positivo por Covid-19, según adelantó el blog de información eclesial Stilum Curiae y confirmaron fuentes vaticanas. Después de que la Santa Sede reconociera el pasado martes que eran cuatro los infectados por la pandemia, se teme un aumento de casos en los próximos días, pues el citado funcionario de la Secretaría de Estado mantuvo esta misma semana una reunión con otros trabajadores de este organismo clave en el gobierno interno de la Iglesia católica y en las relaciones con otros Estados. El hecho de que viviera en la Domus Santa Marta también ha generado preocupación por la salud del Papa.

Francisco se pasó varios días resfriado entre finales de febrero y principios de marzo, lo que obligó a cancelar varias audiencias previstas, y fue sometido a una prueba del coronavirus, que dio resultado negativo, según informó el 3 de marzo el diario 'Il Messaggero' y confirmó implícitamente la Santa Sede al asegurar entonces que el Pontífice no tenía "síntomas propios de otras patologías". En sus últimas apariciones públicas, los Ángelus y las audiencias generales que dirige desde el interior de la biblioteca del Palacio Apostólico para evitar los posibles contagios, a Jorge Mario Bergoglio se le ha visto plenamente restablecido del resfriado.

Según 'Il Messaggero', el Papa habría reducido al mínimo sus contactos en la Domus Santa Marta e incluso comería solo en su habitación para evitar así bajar al comedor y coincidir con los otros residentes. Las personas que se reúnen con él tienen además que higienizarse las manos.

La pandemia se ha convertido en una presencia constante en las últimas intervenciones públicas de Francisco. En la audiencia general del miércoles, consideró al Covid-19 una "amenaza para la vida humana y para la economía mundial" y tuvo palabras de agradecimiento hacia las personas que "se prodigan en el servicio a los enfermos, a los ancianos y de los que están solos". Dijo, además, que nuestras sociedades "necesitan que difundamos más allá de las emergencias, como la de ahora, esa cultura de la solidaridad, del cuidado y de la acogida". Este jueves el Papa tiene previsto dirigir un momento de oración en la basílica de San Pedro al final del cual ofrecerá una bendición Urbi et Orbi, lo que habitualmente solo ocurre en Pascua y Navidad.

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios