Despliega el menú
Internacional

japón

Recomiendan echar al mar el agua tratada tras el desastre nuclear de Fukushima

Un subcomité debe decidir el futuro de más de un millón de metros cúbicos de agua que están almacenados en instalaciones de la central nuclear Daiichi,

Trabajadores demuelen viejos tanques de almacenamiento en la planta de energía nuclear Fukushima.
Trabajadores demuelen viejos tanques de almacenamiento en la planta de energía nuclear Fukushima.
EFE/Kimimasa Mayama

Autoridades de Japón Japón recomendaron este viernes echar al mar las aguas que quedaron contaminadas por el desastre nuclear de Fukushima, una vez sean tratadas para eliminar los elementos radiactivos más peligrosos.

Según la agencia de noticias japonesa Kyodo, la recomendación fue hecha por representantes del Ministerio de Economía, Comercio e Industria, ante un subcomité que debe decidir el futuro de más de un millón de metros cúbicos de agua que están almacenados en instalaciones de la central nuclear Daiichi, en Fukushima.

El agua se ha ido acumulando tras el desastre originado el 11 de marzo de 2011 por un terremoto de magnitud 9 y el tsunami posterior que destrozaron cuatro de los seis reactores de la central y generaron la peor tragedia nuclear desde la que se registró en 1986 en Chernóbil (Ucrania, que entonces formaba parte de la Unión Soviética).

El agua, que se está almacenando en enormes tanques, procede del enfriamiento de los núcleos de los reactores dañados, por las filtraciones subterráneas y por las lluvias que se filtran.

Aunque se han analizado distintas opciones, las dos que se consideraban como las menos perjudiciales eran las de arrojar el agua tratada al océano Pacífico o liberarla a la atmósfera por evaporación.

De acuerdo con Kyodo, el Gobierno se ha inclinado a favor de que sea arrojada al mar porque así pueden revisarse mejor los niveles de radiación, y así se lo ha comunicado al subcomité que analiza el tema.

De cualquier forma, la decisión aún no es final, ya que la opción definitiva debe aprobarse en los más altos niveles del Gobierno de Japón, tras consultar a los afectados y a la empresa que se está encargando de desmantelar la central nuclear, Tepco.

La decisión final debe conocerse antes de que se agote la capacidad de los tanques que están almacenando ese agua en la central Daiichi, lo que se cree ocurrirá a mediados de 2022.

Hasta el cierre de diciembre pasado había almacenados cerca de 1,18 millones de metros cúbicos y para cuando se complete 2020 se calcula que la cifra llegará a 1,37 millones. Anualmente se incorporan entre 50.000 y 60.000 metros cúbicos.

Las autoridades y Tepco sostienen que el agua que termine liberándose recibirá el tratamiento adecuado para eliminar todos los elementos radiactivos, salvo el tritio, un pariente del hidrógeno que, dice Tepco, emite una radiación baja y que está presente de forma natural en el agua y en el vapor del aire.

Pero los pescadores de la región, que han reducido sus capturas hasta el 15,5 % respecto a los niveles de antes del desastre nuclear, temen que esas aguas liberadas tengan efectos negativos en la industria pesquera de la zona.

Etiquetas
Comentarios