Despliega el menú
Internacional

Heraldo Saludable

Tercer Milenio

Una clínica de ecografías portuguesa, investigada por el caso del bebé sin rostro

El obstetra responsable, que acumulaba una decena de quejas por negligencias similares, no detectó las malformaciones del feto, que nació el pasado 7 de octubre sin nariz, ojos y parte del cráneo

Un bebé en el Hospital Infantil de Zaragoza
Un bebé en el Hospital Infantil de Zaragoza
HA

El caso del bebé que nació sin rostro en Portugal alcanzó hoy una nueva dimensión con la apertura de una investigación a la clínica en la que se hicieron las ecografías, donde el obstetra responsable, que acumulaba una decena de quejas por negligencias similares, no detectó las malformaciones.

La Fiscalía lusa confirmó a Efe que ha "instalado una investigación" sobre la clínica Ecosado, situada en Setúbal, al sur de Lisboa, donde trabajaba el obstetra Artur Carvalho, actualmente suspendido preventivamente durante seis meses por un consejo disciplinario del Colegio de Médicos.

La pesquisa se abre apenas un día después de que el presidente del Colegio de Médicos, Miguel Guimarães, sembrara la duda sobre la actividad del centro, donde, afirmó, hay "materia que es complicada y merece la intervención del ministerio público". En concreto se refería a la situación legal de la clínica, privada, que debía tener un convenio con el centro de salud de Setúbal para realizar ecografías, pero que en realidad carecía de él, según se ha descubierto tras estallar la polémica.

Aunque la cuestión estaba siendo investigada por la Administración Regional de Salud competente, el presidente del Colegio de Médicos consideró este miércoles que ese control no iba a "ser suficiente" y por tanto era "importante la intervención del ministerio público".

Con este paso de la Fiscalía, el caso del "bebé sin rostro", como se conoce a Rodrigo, nacido el pasado 7 de octubre sin nariz, ojos y parte del cráneo, toma una nueva dimensión tras una serie de revelaciones que han ampliado la indignación social inicial.

Primero fue el historial del médico, descubierto a raíz de la denuncia de los padres de Rodrigo y que llevó a descubrir que ejercía pese a acumular una decena de quejas por casos similares, cinco de ellas pendientes de resolución desde hace varios años en el Colegio de Médicos. A la espera de que esos procesos se resuelvan, el ente le ha suspendido preventivamente durante seis meses.

La polémica se extendió después a la clínica en la que se hicieron las ecografías, al saberse que no había sido inspeccionada desde el año 2011, una situación que también investigaba la Administración Regional de Salud competente, responsable del área de Lisboa y Valle del Tajo.

Etiquetas
Comentarios