Despliega el menú
Internacional

Unos calzoncillos delataron a Al Bagdadi

Una prenda interior robada por las Fuerzas Democráticas Sirias permitieron confirmar la identidad del líder del Estado Islámico, que fue abatido en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses

Jóvenes iraquíes siguen por televisión la noticia de la muerte de Al Bagdadi.
Jóvenes iraquíes siguen por televisión la noticia de la muerte de Al Bagdadi.
ALAA AL MARJANI/Reuters

Unos calzoncillos obtenidos por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) fueron los que permitieron confirmar la identidad del líder de Estado Islámico antes de la operación de las fuerzas especiales estadounidenses en la que murió Abú Bakr al Bagdadi el pasado sábado, según han informado las milicias kurdo-árabes.

"Nuestra fuente, que pudo acceder a Al Bagdadi, trajo un calzoncillo suyo para realizar una prueba de ADN y asegurarnos al 100 por 100 de que la persona en cuestión era él", ha explicado un responsable de las FDS, Polat Can, a través de su cuenta en Twitter.

Otro portavoz de las FDS, Mustafá Bali, ha explicado en declaraciones a CNN que, además de los calzoncillos, lograron obtener una muestra de sangre de Al Bagdadi para confirmar su identidad gracias a este informante.

Can ha explicado que llevaban siguiendo a Al Bagdadi desde hacía más de cinco meses y ha reivindicado que fueron las FDS las que obtuvieron el emplazamiento donde se ocultaba el líder del grupo yihadista. "Llevamos desde el 15 de mayo trabajando con la Inteligencia estadounidense para seguir a Al Bagdadi y vigilarlo estrechamente", ha apuntado Can.

En abril, Al Bagdadi partió desde Deir Ezzor hacia Idlib -una región bajo control de grupos rebeldes y yihadistas- y poco después la fuente de las FDS logró averiguar su paradero. Sin embargo, este se desplazaba frecuentemente y tenía previsto viajar a Yarablus, cerca de la frontera con Siria, en una zona controlada por milicias afines a Turquía.

"Toda la Inteligencia y el acceso a Al Bagdadi y su seguimiento y localización es el resultado de nuestro trabajo. Nuestras fuentes enviaron las coordenadas (...) y convirtieron la operación en un éxito, ya que siguieron implicadas hasta el último momento", ha subrayado Can.

Un plan B

El comandante de las FDS, Mazlum Kobani Abdi, ha explicado en declaraciones a la televisión estadounidense Fox News que el informante de las FDS estaba en el lugar en el que se ocultaba Al Bagdadi en el momento del ataque y que volvió con los militares tras el ataque. Abdi ha añadido que un miembro de las FDS participó directamente en la incursión.

Pocas horas después de la muerte de Al Bagdadi fue abatido en Yarablus su mano derecha, Abu Hasán al Muhayir, quien, según ha explicado Can, estaba preparando la llegada del líder de Estado Islámico al lugar. Can ha explicado que existía un "plan B" para atacar la nueva residencia de Al Bagdadi en Yarablus en el caso de que hubiera logrado desplazarse.

Etiquetas
Comentarios