Despliega el menú
Internacional

La princesa Esmeralda de Bélgica, al calabozo por manifestarse por el clima

La tía del rey Felipe, que destaca por su activismo medioambiental, fue detenida en Londres cuando participaba en una protesta del movimiento Extinction Rebellion. 

La princesa, con la cantante nigeriana Cuppy Opedola
La princesa, con la cantante nigeriana Cuppy Opedola
Twitter

La princesa María Esmeralda de Bélgica es una activa luchadora contra el cambio climático. Tanto, que ha pasado cinco horas en un calabozo, tras ser detenida en Londres en una protesta del movimiento Extinction Rebellion.

Esmeralda es hermanastra del rey Alberto y tía del actual rey Felipe. Residente en la capital británica, trabaja como periodista y vive con su marido, el científico hondureño Salvador Moncada, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1990. La princesa, de 63 años, fue arrestada el pasado jueves junto a otras 1.300 personas durante un acto en Trafalgar Square.

Ella misma quiso contar su aventura en su cuenta de Twitter:

"Hoy, junto a muchos otros manifestantes, he sido arrestada y puesta bajo custodia policial. La emergencia climática nos obliga a todos a presionar a los gobiernos para que actúen con urgencia", dice el texto que acompaña a la fotografía.

Esmeralda es una 'royal' volcada en las causas sociales. La lucha por el clima es una de sus prioridades, aunque también trabaja por los derechos de las mujeres en el Tercer Mundo.

En cuanto al arresto, no parece que vaya a alterar sus planes. Según ella misma ha contado en un diario de su país, una de los objetivos del movimiento medioambiental del que forma parte es hacer el mayor ruido posible, para que sus reclamaciones sean escuchadas y para que así mucha más gente se una a su lucha. "Cuanta más gente de todos los estratos sociales proteste, mayor será el impacto", dice.

No obstante, la manifestación de Londres puede causarle algún problema, porque aunque ha quedado en libertad sin cargos, algunos miembros de la Policía Metropolitana de la ciudad reclaman que se actúe contra los manifestantes.

El del jueves no ha sido el primer acto convocado en Londres por Extinction Rebellion, que en los últimos meses ha logrado paralizar algunos de los puntos más importantes de la ciudad en varias ocasiones. Han cortado carreteras, ocupado puentes y hasta obligado a cerrar el tráfico aéreo en el aeropuerto de la City.

Todo, dicen ellos, por garantizar que este siga siendo un planeta habitable en el futuro.

 

Etiquetas
Comentarios