Despliega el menú
Internacional

internacional

Las ONG advierten de que la ofensiva turca en Siria pone en peligro inminente a 450.000 personas

Alertan de que la asistencia humanitaria podría verse interrumpida y reclaman que no se use munición explosiva en zonas urbanas. 

Las ONG advierten de que la ofensiva turca en Siria pone en peligro inminente a 450.000 personas.
Las ONG advierten de que la ofensiva turca en Siria pone en peligro inminente a 450.000 personas.
Efe

Unas 450.000 personas viven en la franja de 5 kilómetros al sur de la frontera de Turquía con Siria donde el Ejército turco ha puesto en marcha una ofensiva militar, lo que las expone al riesgo no solo de verse afectadas directamente sino de quedar sin acceso a servicios básicos y sin asistencia humanitaria, según han advertido este jueves un grupo de 14 ONG internacionales que trabajan en el país.

Según han advertido, las informaciones de los trabajadores humanitarios en el terreno indican que los civiles ya se están desplazando y que algunos servicios vitales ya se han visto interrumpidos, incluidas instalaciones médicas y suministro de agua. Además, han indicado que algunos miembros de su personal también se han visto desplazados ya con sus familias, mientras que otros están atrapados.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) ha confirmado que "decenas de miles de civiles están en movimiento para escapar de los combates y buscar un lugar seguro", ha informado en un comunicado, subrayando que además las temperaturas están cayendo en la zona, lo que complica la situación.

Las alrededor de 450.000 personas que viven en la zona inmediata a la frontera, entre las que hay 90.000 desplazados internos, "están en peligro si todas las partes no ejercen la máxima contención y dan prioridad a la protección de los civiles", han subrayado las ONG entre las que figuran Oxfam, el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) o World Vision.

En total, la ONU estima que hay al menos 1,65 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria en el noreste de Siria. "La respuesta humanitaria vital se verá amenazada si la inestabilidad fuerza a las agencias de asistencia a suspender o reubicar sus programas y personal, como ya está ocurriendo", han prevenido las ONG, entre las que también están Acción contra el Hambre y Médicos del Mundo.

Por ello, han instado a las partes en el conflicto a que "respeten plenamente el Derecho Internacional Humanitario" y que eviten usar armamento explosivo en zonas pobladas, además de asegurarse de que toman todas las medidas posibles para proteger a los civiles y garantizar el acceso humanitario sin restricciones. 

Hay que proteger a los niños

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, también ha mostrado su "gran preocupación" por la ofensiva turca y ha pedido a las partes que "protejan a los niños y la infraestructura civil de la cual dependen, de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario y a los Derechos Humanos". "El uso de armas explosivas en zonas pobladas causa un daño inaceptable a los niños", ha advertido en un comunicado. Además, Fore ha dejado claro que "una escalada militar en el noreste de Siria tendría consecuencias dramáticas en la capacidad de los actores humanitarios para brindar ayuda y protección a miles de niños vulnerables".

A su vez, el máximo responsable de Acnur, Filippo Grandi, ha puesto el acento en que "cientos de miles de civiles en el norte de Siria están amenazados". "Los civiles y la infraestructura civil no deben ser un objetivo", ha recalcado, pidiendo que se mantenga el acceso sin restricciones para las organizaciones humanitarias. Por otra parte, las ONG han advertido de que "la población refugiada siria que ha buscado protección en Turquía no debe ser utilizada como peones en este nuevo conflicto y no deben producirse retornos forzosos a Siria".

Así, han incidido en que "cualquier persona que regrese probablemente vea amenazada su seguridad, tenga que desplazarse continuamente y dependa de la asistencia humanitaria que la comunidad internacional no está en condiciones de proporcionar". Además, han añadido, se estima que el 83% de los 3 millones de sirios en Turquía no son originarios del noreste.

Desde Acnur han coincidido en señalar que "cualquier retorno de refugiados a Siria tiene que ser voluntario, digno y en un momento en que sea seguro regresar". "Les corresponde a los refugiados decidir si quieren regresar y cuándo", ha insistido la agencia de la ONU.

Por otra parte, las ONG han recordado que en la zona hay decenas de miles de antiguos combatientes de Estado Islámico y sus familias, animando a los países de origen de estos a que "den pasos inmediatos para repatriar a los alrededor de 9.000 niños de al menos 40 países distintos" que están allí.

"Se necesitan medidas urgentes para garantizar que la situación humanitaria en el noreste de Siria no empeore aún más, con consecuencias potencialmente graves para las familias y los niños que se encuentran nuevamente atrapados en la violencia", han remachado las 14 ONG. Por su parte, Fore ha reiterado que "la única solución a este conflicto pasa por medios políticos". "Todas las partes deben restringir al máximo el uso de la fuerza", ha emplazado la responsable de Unicef.

Etiquetas
Comentarios