Despliega el menú
Internacional

Turquía

Tres alcaldes pro-kurdos, apartados de sus cargos en Turquía

La Policía también ha detenido a 418 personas en 29 provincias por sus presuntos vínculos con el PKK, según ha informado en Twitter el Ministerio del Interior.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.
Reuters

Tres alcaldes de un partido pro-kurdo han sido suspendidos en el sureste de Turquía por su presunta afiliación y apoyo al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), según ha anunciado este lunes el Ministerio del Interior.

Los tres afectados son los alcaldes electos del Partido Democrático del Pueblo (HDP) en Diyarbakir, Mardin y Van, en el sureste mayoritariamente kurdo del país. Según la agencia estatal Anatolia, todos ellos han sido reemplazados por el gobernador de las provincias, que es designado por el Gobierno.

Entre las acusaciones e investigaciones en su contra figuran propaganda terrorista en favor del PKK y ser miembro y ofrecer ayuda al grupo terrorista.

El HDP ha calificado de "mentiras" las acusaciones del Ministerio del Interior en un comunicado, subrayando que "esto es un nuevo y claro golpe político". "También constituye un gesto claramente hostil contra la voluntad política del pueblo kurdo", ha añadido.

Tras el fallido golpe de Estado de 2016, el Gobierno ha reemplazado a decenas de alcaldes del HDP por personas de su confianza, argumentando que tenían vínculos con el PKK, considerado una organización terrorista tanto por Ankara como por Estados Unidos y la UE. Algunos de ellos han sido encarcelados mientras que otros han sido cesados. Miles de miembros del HDP están encarcelados, incluido su antiguo colíder Selahattin Demirtas.

Antes de las elecciones del pasado marzo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había amenazado con reemplazar a los alcaldes del HDP si eran acusados de delitos relacionados con terrorismo, incluso si ganaban.

Por otra parte, la Policía también ha detenido a 418 personas en 29 provincias por sus presuntos vínculos con el PKK, según ha informado en Twitter el Ministerio del Interior.

"Esto no es solo el problema del HDP y de los kurdos, sino el problema común de todas los pueblos de Turquía y de todas las fuerzas de la democracia", ha defendido el HDP. "No os quedéis callados, quedarse callado es dar la aprobación", ha alertado.

Por su parte, el alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu, del Partido Republicano del Pueblo (CHP), la principal formación opositora, ha considerado que "es imposible asociar el cese de los alcaldes de Diyarbakir, Van y Mardin con prácticas democráticas". "Ignorar la voluntad del pueblo es inaceptable", ha escrito en su Twitter. 

Etiquetas
Comentarios