Despliega el menú
Internacional

marruecos

Mohamed VI pide un nuevo modelo de desarrollo para colmar las desigualdades

Para el Rey de Marruecos, que cumple 20 años en el trono, no cabe duda de que la nueva comisión "debe poner su acento en la mejora de las prestaciones sociales de base y la mejora de la eficiencia en los servicios públicos".

El Rey de Marruecos, Mohamed VI.
El Rey de Marruecos, Mohamed VI.
Efe

El Rey Mohamed VI de Marruecos, que este martes cumple 20 años en el trono, lamentó este lunes en un discurso dirigido a la nación que los "frutos" económicos de su reinado no hayan llegado a todas las regiones y clases sociales del país, y ordenó la formación de un comité para diseñar un nuevo modelo de desarrollo.

"Los progresos y las realizaciones conseguidas no han tenido todavía, por desgracia, la suficiente repercusión en el conjunto de la sociedad marroquí", precisó el monarca, a modo de autocrítica, en un discurso televisado.

Comenzó diciendo que el balance es globalmente positivo, y citó como ejemplo las infraestructuras de transporte y energéticas o las de reformas institucionales, pero a continuación recalcó que el actual modelo de desarrollo ya no responde a las aspiraciones sociales de los ciudadanos ni contribuye a un crecimiento equitativo entre la diferentes regiones del país.

El monarca precisó que algunos ciudadanos no sienten de forma directa el impacto de los logros en su vida cotidiana, particularmente en tres ámbitos: prestación de servicios sociales básicos, reducción de desigualdades sociales y fortalecimiento de la clase media.

La nueva "comisión consultiva" ordenada por el monarca para el próximo otoño no debe ser "ni un segundo gobierno ni una institución oficial paralela", sino un organismo que reúna a distintas disciplinas académicas e intelectuales", con personalidades venidas del sector público y privado que tengan experiencia y a las que se les exija imparcialidad.

Aunque el Rey dijo ser reticente a las comisiones como modo de aparcar problemas difíciles, puso como ejemplo algunas orientadas a lo concreto y que en el pasado alumbraron iniciativas exitosas como la modificación del código de familia (la Mudawana) o el proceso de reconciliación con las víctimas de la represión en las décadas anteriores a su reinado.

Para Mohamed VI, no cabe duda de que la nueva comisión "debe poner su acento en la mejora de las prestaciones sociales de base y la mejora de la eficiencia en los servicios públicos", respondiendo así a una queja generalizada sobre el escaso nivel de servicios de base, y principalmente la sanidad y la educación.

Hoy mismo, el gobernador de Bank al Magreb (banco central marroquí), Abdellatif Jaouhari, indicó que los resultados de la economía marroquí todavía no son suficientes para responder a las crecientes expectativas sociales.

Además, lamentó, durante la presentación del balance del 2019 ante el rey Mohamed VI, que el tejido productivo sea frágil y tenga que competir con la economía sumergida.

"El sector público -dijo además el rey- necesita sin demora una revolución tridimensional: revolución en la simplificación, revolución en la eficacia y revolución en la ética", precisó.

Además, pidió que se produzca "una ruptura definitiva" con la cultura del rentismo, y fomentar más bien los valores de responsabilidad, méritos e igualdad de oportunidades en el trabajo.

En este contexto, Mohamed VI pidió al presidente del Gobierno, Saadedín Otmani, que prepare una serie de propuestas para introducir cambios en las carteras ministeriales y puestos claves del Estado basándose en los criterios de competencias y méritos, lo que sonó sin equívocos a una próxima remodelación gubernamental.

Además de sus reflexiones sobre política interna, el monarca -que evitó hacer un discurso que sonara a "balance" de sus veinte años en el trono- también lanzó un guiño a la vecina Argelia, siendo esta la primera vez que se refiere al vecino país desde que éste entró en una crisis el pasado febrero.

El monarca dijo tener "la mano tendida hacia nuestros hermanos de Argelia, fieles (como somos) a los vínculos de fraternidad, religión, lengua y buena vecindad que unen desde siempre a nuestros dos pueblos hermanos".

Argelia y Marruecos tienen las fronteras cerradas desde 1994; además, Rabat reprocha a Argel ser el principal financiador e instigador del Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental.

Etiquetas
Comentarios