Internacional

Opinión

Sahara Occidental, un desierto para el periodismo

El ejercicio del periodismo en el Sahara Occidental es un acto heroico.
El ejercicio del periodismo en el Sahara Occidental es un acto heroico.
HERALDO

Reporteros Sin Fronteras (RSF) presentó ayer el informe ‘Sahara Occidental, un desierto para el periodismo’, escrito por Edith R. Cachera, corresponsal en España de la organización internacional humanitaria. Se trata del primer trabajo de investigación sobre la libertad de prensa en «la última colonia de la África», convertida en un ‘agujero negro’ de información y un peligro extremo para los periodistas locales, perseguidos hasta la extenuación, y los extranjeros, expulsados en cuanto son detectados por las autoridades marroquíes.

El informe puede ser consultado en la web de la sección española de RSF. La autora ha recopilado testimonios de periodistas saharauis en las zonas ocupadas por Marruecos, reporteros que intentan romper el muro de silencio marroquí y antiguos corresponsales europeos en Marruecos, además de otras fuentes rigurosas.

RSF no se anda por las ramas y empieza el informe con una grave denuncia: "La prensa internacional y, en especial, los medios españoles y franceses son los principales culpables del silencio que ha sepultado al Sahara Occidental durante más de 40 años". Otra de las causas principales es "la persecución y constante represión de los reporteros saharauis que intentan hacer periodismo alternativo al margen de la oficialidad marroquí, muchas veces condenados a desorbitadas penas de cárcel, así como la imposibilidad de que los periodistas extranjeros accedan al territorio".

RSF recuerda que el hecho de que Marruecos ocupe el puesto número 135 de los 180 países y territorios que analiza la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa, un sondeo anual realizado por la organización, tiene que ver con "el control directo o diferido de los medios por parte de la familia real o con la mano de hierro con que se trata a los periodistas de territorios ‘molestos’, como el Rif o el Sahara Occidental".

El informe de RSF critica con dureza las carencias informativas que sufren los saharauis, da igual que vivan en los territorios controlados por Marruecos, donde hay un férreo control oficialista de todos los medios de comunicación, como en los campamentos bajo la batuta del Frente Polisario, cuyos máximos responsables utilizan los medios oficiales para hacer propaganda. El informe solo salva a colectivos de periodistas independientes como Smara News o Équipe Media (recientemente ganador del Premio Julio Anguita Parrado), que intentan informar en condiciones precarias y buscando formas muy inventivas de evadirse del control y la persecución de los organismos de seguridad marroquíes.

Tal como contó Ahmed Brahim Ettanji, presidente de Équipe Media, en una entrevista publicada hace unas semanas en HERALDO, "hace diez años creamos este colectivo con el objetivo de superar el bloqueo informativo impuesto por las autoridades marroquíes que ocupan nuestra tierra y nuestra apuesta contra la violencia policial es actuar pacíficamente".

RSF define como "un acto heroico" el ejercicio del periodismo en el Sahara Occidental y denuncia que a los periodistas locales se les acosa, arresta, detiene, calumnia, tortura y se les condena a sentencias abultadas e injustas. La organización recuerda que cuatro periodistas saharauis están condenados a penas desmesuradas de entre 20 y 25 años de cárcel.

Los informadores fueron detenidos durante el desalojo por la fuerza del campamento de Gdeim Izik, en noviembre de 2010, en el que se habían concentrado 20.000 saharauis para protestar por la situación económica en el Sahara Occidental. Según un abogado español que estuvo presente en el juicio militar contra 24 saharauis detenidos en los incidentes, los periodistas fueron tratados como activistas y, al parecer, sus confesiones fueron "extraídas mediante torturas". Los cuatro periodistas sufren condiciones carcelarias deplorables, sin atención médica, con amenazas permanentes, alejados de sus familias, y han llevado a cabo huelgas de hambre en señal de protesta.

Etiquetas