Despliega el menú
Internacional

asesinatos

Empiezan a recuperar cuerpos de víctimas de un asesino en serie confeso en Chipre

Durante tres años ha estado metiendo los restos de sus víctimas en maletas para arrojarlos después al lago Rojo de Mitsero.

Labores de búsqueda de los cadáveres en el lago Rojo de Mitsero (Chipre).
Labores de búsqueda de los cadáveres en el lago Rojo de Mitsero (Chipre).
EFE

La Policía de Chipre ha conseguido recuperar este domingo los restos de una de las víctimas de un asesino en serie confeso que durante tres años ha estado escondiendo los cuerpos de hasta siete personas en lugares como el lago Rojo de Mitsero, donde lanzaba los restos mortales en maletas. Al parecer, el hombre contactaba con sus víctimas a través de aplicaciones como Badoo, ideadas para establecer relaciones sentimentales.

El sábado fueron localizadas dos maletas en el lago gracias a una cámara robotizada y sobre las 14.00 de este domingo se ha podido recuperar una de ellas, en la que estaban los restos de una mujer adulta en avanzado estado de descomposición, según informa el periódico Cyprus Mail en su edición digital.

La maleta fue trasladada a un depósito de cadáveres donde se realizó la autopsia, ha explicado el jefe del Departamento de Investigaciones Criminales de la Policía de Nicosia, Neophytos Shailos, en declaraciones a la prensa desde el propio lago Rojo.

"En la maleta estaban el cuerpo de una mujer adulta y un bloque de cemento", ha apuntado. Los forenses trabajan ya para identificar a la mujer mientras continúan las labores para recuperar la segunda maleta. Está previsto que pueda ser extraída del lago a primera hora del lunes. Además, se sigue buscando una tercera maleta utilizando la cámara robótica.

El sospechoso es Nicos Metaxas, un oficial del Ejército de 35 años que ha entregado una confesión de diez páginas con detalles de sus siete víctimas. Metaxas fue detenido el pasado 20 de abril y está ya a disposición de un tribunal. El propio Metaxas fue trasladado hasta el lago Rojo el sábado para que indicara con la mayor concreción posible dónde tiró las tres maletas.

La confesión explica que lanzó hasta tres cuerpos en maletas al lago Rojo: el de la filipina Maricar Valdez Arquila, de 30 años y desaparecida en diciembre de 2017, y los de una madre rumana y su hija, Livia Florentina Bunea, de 36 años, y Elena Natalia Bunea, de 8, ambas desaparecidas desde el 30 de septiembre de 2016.

Hasta ahora se han encontrado los cuerpos de cuatro de las siete víctimas de Metaxas y se sigue buscando a las otras dos. Una de ellas, un niño de seis años, estaría en el lago Xyliatos.

Hace dos semanas se localizaron los restos de la filipina Mary Rose Tiburcio, de 39 años, cuyo cadáver estaba en una mina de Mistero junto el de la también filipina Arian Palanas Lozano, de 28 años. También se han recuperado los restos de una mujer nepalesa en un campo de tiro de Orounta y posiblemente se trate de Asmita Khadka Bista, extremo que por el momento no han confirmado las autoridades.

Siguen desaparecidas una niña de seis años hija de Tiburcio, Sierra Graze; Maricar, Livia Florentina y Elena Natalia. El cuerpo de la maleta recuperada este domingo probablemente pertenezca a Livia o a Maricar.

Mientras, las autoridades de la República Turca del Norte de Chipre investigan la muerte de una vietnamita de 40 años, Dam Thi Hop, quien solía cruzar a menudo la frontera y que despareció en octubre de 2017. Su cuerpo fue hallado en enero cerca del aeropuerto de Tymbou/Ercan.

Etiquetas
Comentarios