Despliega el menú
Internacional

May asegura que está "al alcance" de cerrar un acuerdo definitivo con la UE

Lo hace tras pactar el borrador de una declaración política que asegura un "comercio sin fricciones" en el futuro.

Theresa May, primera ministra británica.
May asegura que está "al alcance" de cerrar un acuerdo definitivo con la UE
Reuters

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, defendió este jueves en el Parlamento que cerrar un acuerdo definitivo sobre el "brexit" con Bruselas está "al alcance" de su Gobierno, tras pactar el borrador de una declaración política que asegura un "comercio sin fricciones" en el futuro.

Diputados conservadores euroescépticos criticaron el texto, que calificaron de "rendición", mientras que la oposición laborista afirmó que el preacuerdo aboca al país a una salida de la Unión Europea (UE) "a ciegas".

May compareció en la Cámara de los Comunes tras anunciar que ha acordado con la Comisión Europea las bases de la futura relación entre ambos lados del canal de la Mancha, cuyos detalles se comenzarán a negociar una vez el Reino Unido sea un país tercero para la UE, a partir del 29 de marzo próximo.

El diálogo está ahora "en un momento crítico", advirtió la primera ministra, que continuará sus contactos con los líderes de la UE en los próximos días para tratar de cerrar tanto el tratado de salida como la declaración política sobre la futura relación antes de la cumbre extraordinaria en Bruselas del próximo domingo.

En su intervención parlamentaria, la mandataria conservadora se refirió a la conversación que ha mantenido con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, sobre las objeciones que ha elevado Madrid al acuerdo del "brexit" en relación a Gibraltar.

España ha exigido a Bruselas mayores garantías de que mantendrá la última palabra en cualquier negociación futura con el Reino Unido en la que esté involucrado el Peñón.

"Hemos trabajado de forma constructiva con los gobiernos de España y Gibraltar en las negociaciones sobre el acuerdo de salida. Queremos que ese trabajo continúe en (la declaración sobre) la futura relación", afirmó la primera ministra.

"Pero fui absolutamente clara en que la soberanía británica de Gibraltar será protegida y en que la futura relación (con la UE) que acordemos debe funcionar para la familia del Reino Unido al completo", agregó.

Las veintiséis páginas de la declaración divulgada este jueves fueron acogidas con críticas tanto por la oposición laborista como por la facción más euroescéptica del Partido Conservador de May, que amenaza con votar en contra del acuerdo del "brexit" cuando el Gobierno lo lleve al Parlamento antes del receso navideño.

El documento acordado con la Comisión, que ahora deben aceptar los líderes comunitarios, hace explícita la "indivisibilidad" de las cuatro libertades garantizadas por la Unión Europea: libre circulación de personas, capitales, mercancías y servicios.

Al mismo tiempo, indica que el Reino Unido debe ser capaz de desarrollar "su propia política comercial independiente" y "poner fin a la libertad de movimiento de personas" entre su territorio y los países comunitarios.

Reitera asimismo la existencia de un mecanismo de seguridad que evite una frontera en Irlanda del Norte mientras ambas partes no zanjen un futuro acuerdo comercial, lo que aún puede demorarse años, si bien se comprometen a tratar de cerrar lo antes posible un pacto definitivo y valoran, además, estudiar "arreglos alternativos".

En particular, el texto establece la voluntad de ambas partes de estudiar soluciones tecnológicas que permitan evitar una aduana entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte sin necesidad de que la región británica esté dentro de las estructuras comunitarias, una de las opciones que han defendido los euroescépticos británicos.

El Partido Unionista Norirlandés (DUP), socio parlamentario de May, recibió con optimismo esa última cláusula, aunque reiteró que su formación no apoyará el acuerdo en el Parlamento si se mantiene en el documento el mecanismo de seguridad propuesto.

El exministro "tory" Boris Johnson, una de las figuras más críticas con la política de May en los últimos meses, aseguró que los euroescépticos pueden aceptar ciertas "contradicciones" que a sus ojos incluye la declaración pactada hoy, pero no el mecanismo para mantener al país dentro de la unión aduanera mientras no se alcance un tratado comercial completo.

"Debemos desechar inmediatamente esa cláusula de seguridad en la que está basada la futura relación económica, según se desprende de esta declaración política. Convierte el 'brexit' en un sinsentido", agregó.

En la misma línea, Dominc Raab, quien dimitió como ministro para la salida de la UE hace una semana, dijo que el texto "ata al Reino Unido a la unión aduanera comunitaria y las normas del mercado único".

"La principal razón por la que los ciudadanos votaron por abandonar la Unión Europea fue para retomar el control de nuestras leyes. La lamentable, pero ineludible realidad es que este acuerdo deja escapar incluso más" control, declaró.

Etiquetas
Comentarios