Internacional

Nobel de la Paz para Mukwege y Murad por combatir la violencia sexual en la guerra

El jurado reconoce sus esfuerzos para atajar la violencia sexual en los conflictos armados.

El ginecólogo Denis Mukwege y la activista Nadia Murad, premio Nobel de la Paz 2018
Reuters/Lucas Jacson

El ginecólogo congoleño Denis Mukwege y la activista iraquí Nadia Murad ganaron este viernes el Nobel de la Paz por "sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados" informó el Comité Nobel Noruego.

Denis Mukwege, de 63 años,  es un médico ginecólogo y activista congoleño. Fundó y trabaja en el Hospital Panzi en Bukavu, donde se especializó en el tratamiento de las mujeres que han sido violadas por las fuerzas rebeldes. Es un experto mundial en la forma de reparar el daño físico interno causado por la violación en grupo. Ha tratado a  miles de mujeres desde la guerra de 1998 en el Congo, algunas de ellas más de una vez, y realizando hasta un máximo de 10 cirugías al día, durante sus 18 horas diarias de trabajo.

Nadia Murad Basee Taha, de 27 años, es una activista de derechos humanos yazidí irakí, embajadora de buena voluntad para la dignidad de los supervivientes de trata de personas de las Naciones Unidas desde septiembre de 2016,? cuya misión está patrocinada y apoyada por Yazda, la organización global yazidí. En agosto de 2014, fue secuestrada y retenida por el Estado Islámico, y el 1 de junio de 2017, después de tres años, regresó a su ciudad de origen.

Suceden en el palmarés a la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), reconocida en 2017 por su activismo para alertar de las "catastróficas consecuencias humanitarias" del uso de este tipo de armamento. En 2016, el galardón recayó en el entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por su acuerdo de paz con las FARC, y un año antes el comité premió la labor del Cuarteto para el Diálogo Nacional de Túnez.

Para la edición de este año se habían presentado un total de 331 candidaturas, la segunda mayor cifra de la historia, solo superada por los datos de 2016. De los 331 aspirantes, 216 correspondían a personas, mientras que las 115 restantes eran de grupos u organizaciones, según el comité.

Etiquetas
Comentarios