Despliega el menú
Internacional

Bomberos españoles llegan a Indonesia para ayudar en el rescate tras el seísmo

El grupo viajó más de 30 horas desde Makassar hasta Palu para poder transportar el equipo, ya que no pudieron viajar en los aviones Hércules debido a las restricciones del Gobierno indonesio respecto a la ayuda extranjera.

Continúan las labores de búsqueda y rescate tras el tsunami en Palu.
Bomberos españoles llegan a Indonesia para ayudar en el rescate tras el seísmo
Efe

Un grupo de diez bomberos españoles llegó este viernes a la ciudad de Palu, la más afectada por el terremoto y tsunami que golpearon la isla indonesia de Célebes hace una semana, para ayudar en las labores de rescate de supervivientes sepultados.

El presidente de la ONG Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF), Antonio Nogales, indicó a Efe en el aeropuerto de Palu que la decisión se tomó cuando el número de fallecidos superó los 800, una cifra que ha aumentado a 1.571.

El grupo viajó más de 30 horas desde Makassar, en el suroeste de la isla, hasta Palu para poder transportar el equipo, ya que no pudieron viajar en los aviones Hércules que transportan ayuda y personal humanitario debido a las restricciones del Gobierno indonesio respecto a la ayuda extranjera.

"Nunca había sido tan difícil llegar", aseguró el también responsable del área de catástrofes de la organización, que aún tramita la autorización del Gobierno indonesio para poder empezar a trabajar.

Junto a los bomberos, dos de ellos sanitarios, viajan dos perros entrenados para detectar personas sepultadas con vida, cuando hoy se cumple el último día del plazo provisional que dieron las autoridades para encontrar supervivientes.

El terremoto de 7,5 grados que sacudió la provincia de Célebes Central dañó más de 66.000 edificios y provocó además un tsunami de olas de más de 3 metros en algunas zonas y corrimientos de tierra que sepultaron pueblos enteros.

Nogales indicó que la esperanza se centra ahora en los edificios colapsados por el seísmo y afirmó que es "muy probable" que haya casos aislados de personas atrapadas en "huecos de vida" entre los escombros.

"Si tienen alimentos y agua hay récords de hasta quince días debajo de los escombros, debajo de la tierra es imposible", dijo el bombero español, quien precisó que tras el tercer día baja mucho la probabilidad de encontrar supervivientes bajo las ruinas.

Nogales indicó que la ONG tiene experiencia con aludes de tierra, terremotos y tsunamis, pero que en el caso indonesio "se ha podido juntar un poco todo, y es lo que lo diferencia de otras catástrofes".

Mientras empieza a llegar maquinaría pesada a los lugares de difícil acceso, los equipos de rescate se quejan de la ausencia de ayuda para encontrar a las personas enterradas, como dijo a Efe uno de los trabajadores de la ONG Aksi Cepat Tanggap, Ali Akbar.

Con más de mil personas enterradas bajo los escombros y los aludes de tierra, según estimaciones de residentes y ONG, la aparición de epidemias juega en contra de rescates milagrosos. 

Etiquetas
Comentarios