Despliega el menú
Internacional

Las mujeres y las minorías irrumpen con fuerza en las primarias de EE. UU.

Christine Hallquist ha logrado la victoria en las primarias para la Gobernación de Vermont, convirtiéndose en la primera aspirante transgénero a un cargo político de ese calado.

Christine Hallquist ha logrado la victoria en las primarias para la Gobernación de Vermont.
Las mujeres y las minorías irrumpen con fuerza en las primarias de EE. UU.
Reuters

Las mujeres y las minorías copan este miércoles la atención tras haber irrumpido con fuerza en el actual ciclo electoral en Estados Unidos durante las primarias celebradas el martes en cuatro Estados del país, de cara a las elecciones legislativas del próximo noviembre.

Ya son 199 las mujeres que se han asegurado la pelea en los comicios del próximo otoño para lograr un asiento en la Cámara de Representantes, y en cinco puestos a nivel nacional, ya que es seguro que sustituirán en esos cargos a hombres.

En Vermont, la demócrata Christine Hallquist hizo historia al lograr la victoria en las primarias para la Gobernación, convirtiéndose así en la primera aspirante transgénero a un cargo político de ese calado.

Además, otras mujeres demócratas pertenecientes a distintas minorías fueron vencedoras en sus distritos, como la musulmana de origen somalí Ilhan Omar, en Minnesota, o la afroamericana Jahana Hayes, en el estado de Connecticut.

Aunque los resultados de las primarias a lo largo del país han dibujado un panorama mixto, lo cierto es que parece haber dos tendencias claras: los votantes demócratas eligen a más mujeres o a miembros de minorías, en respuesta a la retórica divisoria del presidente Donald Trump, y los republicanos se aferran a candidatos más cercanos al mandatario que a la vieja guardia republicana.

Así, en las primarias republicanas en Minnesota, el exgobernador Tim Pawlenty fue derrotado en su intento de recuperar la nominación conservadora a la Gobernación, en beneficio del candidato Jeff Johnson, que había sido respaldado por el magnate.

Pawlenty había calificado a Trump de "deficiente, desinformado, desquiciado y no apto para ser presidente" en las semanas previas a las elecciones presidenciales de 2016, mientras que Johnson se acercó al mandatario durante su campaña de los últimos meses.

"¡Jeff Johnson de Minnesota tuvo una gran noche al ganar la nominación republicana para Gobernador contra un oponente muy fuerte y conocido! Gracias por todo el apoyo que me mostró. Tienes mi apoyo completo y total. ¡Ganarás en noviembre!", aseguró el mandatario hoy en su cuenta de Twitter.

También en Wisconsin, los republicanos respaldaron a la senadora estatal Leah Vukmir para enfrentarse a la demócrata Tammy Baldwin. Vukmir, cercana al aparato del Partido Republicano, optó por una estrategia mixta, al granjearse los soportes clásicos a nivel estatal y alabar a Trump en sus discursos.

La atención también se centró en la batalla para hacerse con el escaño del actual presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, quien tras veinte años decidió este año anunciar su marcha del Congreso.

El aspirante demócrata Randy Bryce, de origen latino y trabajador de la metalurgia, se hizo con la nominación de su partido por ese distrito de Wisconsin, y se batirá al republicano Bryan Steil, quien ha recibido el apoyo del propio Ryan y también de Trump para mantener ese escaño del lado de los conservadores.

Por otra parte, también se dilucidó este martes quién será el candidato a gobernador por el Partido Republicano en Kansas, unas primarias que se celebraron la semana pasada pero cuyo resultado tan apretado obligó a un nuevo escrutinio. De esta forma, el actual gobernador Jeff Colyer concedió la victoria a Kris Kobach, uno de los políticos de línea más dura, muy cercano a Trump.

A falta de que se celebren primarias aún en un puñado de estados, entre las que destacan las contiendas clave en Arizona y Florida, los expertos consideran que los demócratas, aupados por las mujeres y las minorías, podrían lograr su objetivo de recuperar al menos una de las dos cámaras del Congreso en noviembre.

Esto es, en parte, debido a que los candidatos más radicales cercanos al multimillonario parecen ser menos competitivos frente a los rostros frescos de los demócratas, una tendencia polarizante que marcará, previsiblemente, el futuro de Estados Unidos.

Etiquetas
Comentarios