Despliega el menú
Internacional

Millones de camboyanos votan en unas elecciones bajo sospecha

La legitimidad de los comicios ha sido cuestionada tras la ilegalización de la oposición.

Un monje budista votando en Camboya
Millones de camboyanos votan en unas elecciones bajo sospecha
Efe

Los colegios electorales abrieron este domingo en Camboya en el inicio de una votación en la que se espera que el primer ministro, Hun Sen, renueve con facilidad el cargo pero cuya legitimidad ha sido cuestionada tras la ilegalización de la oposición.

Más de 8,3 millones de camboyanos están llamados a acudir a las cerca de 23.000 urnas habilitadas en todo el país y que estarán abiertas hasta las 15.00 hora local (08.00 GMT), antes de dar paso al recuento.

Uno de los más madrugadores fue Hun Sen, quien acudió a su colegio en Takhmau en la provincia de Kandal, a unos 15 kilómetros al sur de Phnom Penh, pocos minutos después de que abrieran las puertas.

Rodeado por una nube de fotógrafos, el veterano dirigente, en el cargo desde 1985, mostró su dedo índice mojado con tinta lila con el que se marca a los electores después de votar, y se fue poco después sin hacer declaraciones.

Varias decenas de electores hacían cola antes de la apertura de otro de los colegios en el barrio de Angrae de la capital al que fue llegando un flujo constante de votantes durante la primera hora.

"Estoy muy contento. El líder ha ganado", decía un joven apenas 34 minutos después de la apertura de este centro instalado en un instituto que lleva el nombre del primer ministro.

"No es un buen presidente. Esto no es bueno para el país", decía por contra un mototaxista seguidor de la oposición ilegalizada tras votar en el barrio de Kbal Tumnob, en el sur de la ciudad.

El gobernante Partido del Pueblo de Camboya (PPC) es el favorito para llevarse la mayoría de los 125 escaños en juego en los comicios, a los que se presentan otras 19 candidaturas, la mayoría pequeños partidos de reciente creación.

Entre ellos no estará el Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), que hace cinco años logró casi la mitad de los votos y que ha hecho una llamada al boicot tras su disolución forzada el pasado mes de noviembre por los tribunales bajo control del PPC.

La ofensiva contra la oposición, que se extendió a la sociedad civil y prensa independiente, ha multiplicado las voces que cuestionan la legitimidad de las elecciones.

Así lo han hecho Estados Unidos y la Unión Europea, la relatora de la ONU en el país, diversos analistas, grupos de defensa de los derechos humanos y asociaciones de prensa, que han denunciado el bloqueo hasta el lunes de las páginas web de 17 medios independientes.

El gobierno camboyano defendió el carácter democrático de los comicios al señalar la pluralidad de candidaturas y la presencia de más de 80.000 observadores.

Entre ellos se encuentra una delegación de la Internacional Demócrata de Centro (IDC) encabezada por el expresidente de Colombia Andrés Pastrana, quien defendió la limpieza de los comicios.

"Yo creo que sí", dijo Pastrana preguntado sobre si la votación puede considerarse legítima.

"Camboya es una democracia joven y como en todas las democracias hay imperfecciones (...) Hay que mejorarlo y ver la historia de este país en su contexto. Y hay que ver dónde estaban hace 20 años y dónde están hoy", añadió.

Un total de 23 organizaciones nacionales e internacionales de control electoral criticaron, en cambio, la presencia de muchos de estos observadores a los que acusaron de "parcialidad", vínculos con el PPC y falta de preparación.

La comisión electoral prevé anunciar los resultados preliminares tres horas después del cierre de las urnas, a las que espera que acuda más del 60 por ciento del censo.

Las elecciones son las sextas desde que la ONU organizó la primera votación democrática en 1993, dos años después de los acuerdos de paz que pusieron fin a más de dos décadas de guerra civil entre varias facciones, entre ellas el Jemer Rojo.

Etiquetas
Comentarios