Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

La loca y estrepitosa huida de dos ladrones en un establecimiento de Canadá

El hombre trató de huir por la trastienda pero encontró todas las puertas cerradas. Su acompañante se escondió en el altillo de la tienda, pero no resultó ser una buena idea.

La mujer acabó cayendo sobre una estantería de la tienda y decidió entregarse a los agentes.
La loca y estrepitosa huida de dos ladrones en un establecimiento de Canadá
CTV News

Dos ladrones, Brittany Burke y Richard Pariseau, protagonizaron una estrepitosa y delirante huida de las autoridades cuando fueron pillados intentando usar tarjetas de crédito robadas en un establecimiento de Edmontón, Canadá. Y todo ello sin salir del pequeño comercio en el que se encontraban.

Todo ocurrió el pasado lunes 25 de junio, cuando la responsable del establecimiento se dio cuenta que la tarjeta que le habían entregado para pagar era robada y decidió llamar a la Policía.

En un primer momento solo acudió al lugar de los hechos un agente, que trató de controlar una situación que se volvía cada vez más cómica. Cuando el Policía entró en el local, uno de los ladrones intentó inmovilizarlo empujando a su compañera contra él. Mientras, el ladrón trató de huir desesperadamente por la trastienda, aunque todos sus intentos fueron en vano, ya que las puertas que daban al exterior estaban cerradas. Después volvió al interior de la tienda, donde el agente le apuntaba con una pistola táser, y al verse acorralado, se tiró al suelo y fue reducido.

Mientras, su compañera ladrona, trató como él de huir por el almacén y al ver las puertas cerradas, decidió trepar por una estantería y subir hasta el altillo para esconderse. Pero tuvo la mala fortuna de que el falso techo se vino a bajo y la delincuente acabó estrellándose contra una de las estanterías del establecimiento.

Fue entonces cuando acudieron los refuerzos y los dos ladrones, de 29 y 28 años fueron detenidos. Ahora, el hombre se enfrenta a once cargos, entre ellos la resistencia al arresto y el uso de una tarjeta de crédito robada. La mujer se enfrenta a tres, entre ellos el de obstrucción a un agente y el de cometer una "travesura menor", por la que tendrá que pagar unos 5.000 dólares.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión