Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El proyecto que logró la acogida de cien refugiados en familias italianas

La asociación 'Welcome Refugees'  trata de facilitar la integración  autonomía en el territorio de quienes ya cuentan con el estatus de refugiado.

Parte de los migrantes que transportaba el Aquarius desembarcando el pasado domingo en el puerto de Valencia.
¿De dónde vienen los más de mil refugiados acogidos en Aragón?
AFP

La asociación 'Welcome Refugees' logró en tres años y medio la acogida de cien refugiados en familias italianas y las ofertas de recepción han aumentado tras el caso del 'Aquarius', según ha asegurado la cofundadora del proyecto Sara Consolato.

Esta organización, fundada en Berlín en 2014, surgió en Italia en diciembre de 2015 con el objetivo de "facilitar la integración y la autonomía" en el territorio de quienes ya cuentan con el estatus de refugiado, una minoría de los numerosos inmigrantes que llegan.

La idea es "simple" pero no por ello, considera, deja de ser "revolucionaria": que los ciudadanos acojan en casa a refugiados y contribuyan a su integración, indicó la confundadora en un encuentro en la sede romana de la Asociación de la Prensa Extranjera.

Para ello se ha creado una plataforma en internet en la que las familias pueden inscribirse para mostrar su interés en abrir sus puertas a las personas que huyen de la guerra y el hambre, y con el sistema colaboran centros de acogida y diversas instituciones.

Son núcleos familiares que no reciben contraprestación económica alguna, más que los "famosos" 35 euros que, se estima, el Estado italiano destina diariamente a los refugiados acogidos en su Sistema de Protección de Solicitantes de Asilo y Refugiados (SPRAR).

Desde la puesta en marcha de 'Welcome Refugees', también presente en Francia, Suiza, Austria, España, Polonia, Portugal o Grecia, se han inscrito mil familias en Italia y en las últimas dos semanas han llegado cincuenta solicitudes nuevas.

Consolato explicó que este aumento se debe al mediático caso del barco humanitario "Aquarius", al que Italia y Malta negaron desembarcar a los 630 inmigrantes que llevaba a bordo y que finalmente fueron acogidos en España.

"Una movilización por reacción", justificó.

El perfil mayoritario de los refugiados que acceden al proyecto, reseñó, es el de jóvenes de entre 17 y 19 años procedentes, en general, del África subsahariana, sobre todo de países como Mali o Gambia, y que llegan a Europa zarpando desde la peligrosa Libia.

Una vez en Italia, son internados en grandes centros de acogida en lo que se tramita su solicitud de asilo -la resolución lleva de media un año y medio- y cuando obtienen el estatus y son integrados en una familia llegan sin "contactos locales" en el país, por lo que es precisa la compleja labor de integrarlos.

Ejemplificó en este sentido que conoce quien "en dos años no ha tenido la oportunidad de contacto con gente local, de tener un amigo italiano", lo que dificulta enormemente su integración.

Por eso, Consolato defendió este modelo de acogida familiar pues se centra en fomentar las relaciones entre el refugiado y la familia italiana, evitando la segregación que supone "el muro invisible" de los grandes centros de acogida del país.

En relación con los problemas de adaptación cultural de estas personas, la responsable del proyecto rememoró especialmente el caso de un africano "que no usaba los espacios comunes" de la casa donde residía si no estaban sus propietarios.

La mayoría de los refugiados que se benefician de este programa permanecen con las familias una media de diez meses -pueden repetir hasta un máximo de dos acogidas- y Consolato apuntó que todos constatan que es "una experiencia humanamente gratificante".

La responsable valoró este proyecto especialmente en un momento que consideró "histórico" dada la nueva estrategia migratoria del Gobierno del Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, que pretenden reducir las llegadas de inmigrantes desde África.

En su opinión, existe también una parte de la sociedad que no se reconoce en esta política y está a favor de la acogida, aunque "no son la mayoría", lamentó, en alusión a los resultados electorales de los últimos comicios, protagonizados por esos dos partidos.

Consolato ve "preocupante" la situación actual, pues "antes, quien albergaba sentimientos negativos hacia la inmigración se callaba pues no era bien aceptado", mientras que hoy "se ha convertido en algo aceptable".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión