Despliega el menú
Internacional

El machismo de Berlusconi: le pide a un político que le 'regale' a su hija

Il Cavaliere demuestra una vez más su sexismo y su opinión sobre las mujeres.

El rostro de la joven tras saber que Berlusconi la prefiere a ella como regalo.
El rostro de la joven tras saber que Berlusconi la prefiere a ella como regalo.

Que Silvio Berlusconi no es precisamente un adalid del feminismo está bastante claro. Pero las críticas por sus actitudes machistas no hacen mella en el ex primer ministro italiano, que en cuanto tiene ocasión aprovecha para dejar claro lo que piensa de las mujeres.

Esta vez ha sido en Aosta, en el norte de Italia, en un acto de Forza Italia. Berlusconi quiso celebrar que la justicia le ha levantado la inhabilitación política por fraude fiscal que a la que se le sentenció en 2013 y lo hizo rodeado de los suyos.

Allí, el coordinador regional de la formación política, Massimo Lattanzi, recibe a Berlusconi en el escenario y le ofrece dos regalos: un cuadro hecho por una artista local y un caballito de madera, un recuerdo típico de la ciudad.

Il Cavaliere recoge los objetos, pero dice a su interlocutor: "¿Puedo elegir? La prefiero a ella", en referencia a la joven.

El rostro de la chica es un poema. Pero la escena no ha terminado, porque Lattanzi responde a Berlusconi. "Es mi hija", le dice. "Tienes buen gusto", añade, sin mostrar el menor desagrado con las palabras de su interlocutor.

Los comentarios sexistas de Berlusconi no son una novedad. Los utiliza constantemente y sin ningún pudor, dejando claro que para él las mujeres solo son objeto de conquista y que únicamente le interesan si son jóvenes y bellas. Sus fiestas 'Bunga bunga', auténticas orgías en alguna de sus villas, eran conocidas en toda Italia y él mismo se encargaba de presumir de ellas ante la prensa. Ni siquiera su procesamiento por corrupción de menores rebajó la ostentación machista del ya octogenario político italiano.

"... Ayer tenía una fila afuera del dormitorio... eran 11... pero yo solo estuve con ocho porque no podía hacer más, no se puede llegar a todo". "Un sondeo dice que el 33% de las jóvenes italianas sí se acostarían conmigo. El resto de las chicas contesta: "¿Otra vez?", son solo algunas de sus bromas de mal gusto sobre las mujeres.

Etiquetas
Comentarios