Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Macron pretende crear centros en Libia para identificar a los refugiados

Estos centros de identificación están previstos ponerse en marcha en el momento en el que se den las condiciones de seguridad.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron
AFP Photo

Francia tiene la intención de crear lo antes posible centros de identificación para los demandantes de asilo ('hotspots') en territorio de Libia, aunque por el momento considera que no se dan las condiciones de seguridad para ello.

El anuncio lo hizo este jueves el presidente francés, Emmanuel Macron, durante una ceremonia de nacionalización de extranjeros, en la que también aseguró que se van a habilitar alojamientos de urgencia en Francia para los demandantes de asilo.

"De aquí a fin de año, no quiero a nadie más en las calles, en los bosques o perdidos (...) Quiero que por todas partes se construyan alojamientos de urgencia que permitan acogerlos", aseveró Macron durante el acto, celebrado en Orléans, al sur de París.

Posteriormente, declaró a la prensa que pretende abrir en Libia esos 'hotspots' con el objeto de evitar que esas personas asuman riesgos innecesarios cruzando el Mediterráneo cuando no estarían en condiciones de recibir el estatus de refugiado.

"Cuento con hacerlo este verano", declaró el presidente, quien desea llevar a cabo la iniciativa junto a sus socios europeos, pero que, en caso contrario, seguirá adelante igualmente.

No obstante, fuentes del Elíseo que pidieron el anonimato matizaron que la idea de crear esos centros se pondrá en marcha cuando las condiciones de seguridad así lo permitan y "en este momento éstas no se reúnen".

Macron piensa enviar misiones de la Oficina francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas (OFPRA) a los 'hotspots' que ya existen en Italia y plantea asimismo la posibilidad de abrir este tipo de instalaciones en Níger, lugar de paso habitual de las nuevas rutas migratorias que desembocan en Libia.

La reacción de Bruselas tardó apenas unos minutos en llegar tras la declaración del mandatario galo.

La Comisión Europea (CE) dijo que está "abierta" a abordar la propuesta de Francia a través de su portavoz Natasha Bertaud, que agregó, en la rueda de prensa diaria de la Comisión, que el Ejecutivo europeo acababa de tener conocimiento del anuncio.

Por ello, aseguró que necesitarán "un poco de tiempo para discutir exactamente cuáles son los detalles de lo que se está proponiendo".

"Pero estamos, por supuesto, abiertos a discutir con cualquiera de nuestros Estados miembros cómo podemos mejorar la situación en la ruta del Mediterráneo central", la principal del tráfico de migrantes irregulares que llegan a Europa.

Bertaud recordó que, por el momento, la CE trabaja en Libia con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para "mejorar las condiciones en los campos que ya existen" en el país.

Macron apuntó que entre 800.000 y un millón de personas aguardan en los campos de Libia para embarcar hacia Europa.

"Muchos de ellos vienen de países en los que las dificultades económicas, la manipulación, a veces la credulidad, les ha conducido a tomar rutas peligrosas (...) Atravesarán el Mediterráneo poniendo en peligro sus vidas y errarán de país en país en Europa para que cada vez se les explique que no tienen derecho al asilo", dijo.

La ONG Amnistía Internacional se apresuró a calificar en un comunicado de "idea extremadamente peligrosa que debe ser abandonada" la intención de crear esos centros en Libia, país donde los demandantes de asilo están totalmente expuestos a violaciones de los derechos humanos.

Por contra, instó a Francia a "concentrarse en el refuerzo de las capacidades de salvamento en el Mediterráneo central para evitar que la tasa de mortalidad continúe su ascensión vertiginosa".

Libia es un Estado fallido desde que en 2011 rebeldes apoyados por la OTAN derrocaron al dictador Muamar al Gadafi.

Este martes, Macron reunió en las afueras de París al jefe del Gobierno de unidad nacional, Fayez al Serraj, sostenido por la ONU, y al mariscal Jalifa Hafter, que controla el este del territorio nacional, para sentar las bases de una salida del conflicto.

Ambos acordaron el establecimiento de un alto el fuego y la convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias "lo antes posible", previsiblemente en primavera.

El presidente francés abogó también por modificar el sistema Schengen de fronteras interiores en la Unión Europea para que se permita el restablecimiento de los controles "en caso de crisis migratoria".

Y respecto a los inmigrantes que ya se encuentran en suelo francés, apostó por "reducir los plazos" para los receptores del estatus de refugiado, de forma que no tengan que esperar "un año, 18 meses o dos años en condiciones precarias".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión